Las legiones romanas suman 5.000 soldados

El onagro, arriba, fue una de las armas que más llamó la atención. Abajo, arqueros en la Campa Torres. / KÉRBEROS
El onagro, arriba, fue una de las armas que más llamó la atención. Abajo, arqueros en la Campa Torres. / KÉRBEROS

Los visitantes a la recreación de un campamento militar del siglo I probaron las armas con las que Roma conquistó el mundo

S. G. ANTÓN GIJÓN.

Las legiones del imperio romano sumaron el pasado fin de semana 5.000 integrantes. Este fue el número de personas que se desplazaron al castro de Noega en un viaje por la historia que les llevó al siglo I, a un campamento militar romano en el que no faltaba de nada. Recreado por la Asociación Histórica Kérberos, en el campamento se pudo «ver, tocar y aprender» sobre el armamento de uno de los ejércitos más poderosos de todos los tiempos.

Los detalles estaban cuidados al máximo, con prendas, armas y accesorios «muy reales», reconstruido todo el material al milímetro, de manera artesanal, siguendo los usos de la época y a escala real. El onagro, una suerte de catapulta, y la balista romana, una ballesta, fueron las dos armas que más llamaron la atención a quienes se pasaron por la Campa Torres el sábado y domingo pasado.

Ante el público, fueron disparadas y se comprobó el alcance de este aparataje para la guerra y conquista. El onagro alcanzó 150 metros. El original podía llegar a los 400. La ballesta lanzó sus proyectiles a 200 metros. Quien quiso probar a ponerse en la piel de uno de aquellos soldados pudo hacerlo, colocándose las corazas, cotas de malla y cascos con los que avanzaban por prácticamente todo el mundo conocido en aquellas fechas. Incluso hubo quien se atrevió a probar suerte con el pilum y el venablo, armas arrojadizas de la época.

Tiendas de cuero

También gustaron especialmente a los asistentes las tiendas de campaña, de cuero. Y de más de cien kilogramos de peso. Fabricadas hace dos mil años, quienes participaron en estas jornadas de recreación histórica en el Oppidum Noega pudieron comprobar que no eran tan diferentes de las que se utilizan ahora.

La indumentaria y el equipo militar romano quedará expuesto en la Campa Torres hasta el 29 de octubre, además de la ballesta.

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos