«Mi tía Leni era una de las personas más geniales que he conocido nunca»

Paco Loco, a la izquierda, en el primer banco. / AURELIO FLÓREZ
Paco Loco, a la izquierda, en el primer banco. / AURELIO FLÓREZ

El productor musical Paco Loco recuerda a su madrina, María Elena Peón, viuda de El Presi, cuyo funeral se celebró en los Capuchinos

P. LAMADRID GIJÓN.

«No eran familia de sangre, pero eran familia». El productor musical asturiano Paco Loco subrayaba ayer los estrechos lazos que les unían a él y sus parientes con el matrimonio formado por María Elena Peón y José González Cristóbal 'El Presi'. La tía Leni, como la llamaba, falleció el pasado viernes, en una residencia pública de Gijón, a los 88 años. El músico se desplazó ayer desde Cádiz para asistir al funeral en su memoria, que se ofició en la parroquia de los Capuchinos.

El popular cantante de música asturiana y María Elena eran los padrinos del productor, nacido en México, pero criado en el barrio de La Arena. De hecho, los padres de Paco Loco conocieron a El Presi y su mujer cuando todos ellos vivían en el país azteca. «Hicieron mucha amistad y cuando regresaron a España se mudaron al lado de mi casa», relató el músico. «Era casi como mi madre; iba todos los días a su casa a tomar el café», añadió. Era habitual que María Elena cuidara de Paco y sus hermanos. Uno de esos días, el productor le dio un buen susto: «Me bebí una botella de lejía y fue ella quien me llevó al hospital». Llevaba tiempo sin verla, por la distancia que les separaba, pero su cariño se mantenía intacto. «Mi tía Leni era probablemente una de las personas más geniales que he conocido nunca; era muy simpática, siempre estábamos pinchándola para que dijera burradas», señaló. Aunque no pudieron despedirla en la iglesia al son de la gaita, como pretendían, lo hicieron con mucho amor.

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos