El abogado que criticó la falda de la denunciante de una violación fue condenado en 2008 por proxenetismo y tráfico de droga

El abogado que criticó la falda de la denunciante de una violación fue condenado en 2008 por proxenetismo y tráfico de droga

Fue detenido por la Policía Nacional en el marco de la 'operación Jarto' que desarticuló una trama de cocaína y prostitución en Gijón

O. SUÁREZ GIJÓN.

Fernando Ángel de la Fuente, el abogado que esta semana se situó en el centro de la polémica por criticar el atuendo y el comportamiento de la denunciante de una violación, fue condenado en 2008 a cinco años de prisión por los delitos de prostitución y tráfico de sustancias estupefacientes. Fue juzgado en la Sección Octava de la Audiencia Provincial junto a otras trece personas detenidas dos años antes por la Policía Nacional en el marco de la 'operación Jarto', una trama criminal dedicada a la introducción y distribución de cocaína en la ciudad.

El letrado -que por entonces no ejercía la profesión- y otro de los procesados, además por el tráfico de drogas, fueron condenados por haber alquilado un piso en el que ejercían la prostitución dos mujeres brasileñas. En las escuchas telefónicas presentadas durante la vista oral se incluían conversaciones de Fernando Ángel de la Fuente que conversaba con otro hombre de nacionalidad búlgara para traer a más mujeres que pudieran ejercer la prostitución en el mismo piso, ubicado en el entorno del centro comercial de San Agustín.

Según se recoge en el código penal, el delito de prostitución lo ejerce el que empleando violencia, intimidación o engaño, o abusando de una situación de superioridad o de necesidad o vulnerabilidad de la víctima, determine a una persona mayor de edad a ejercer o a mantenerse en la prostitución. Por este delito, el letrado fue condenado a dos años de prisión, a los que hubo que sumar otros tres años por otro delito contra la salud pública, es decir, por tráfico de drogas.

Cumplió parte de la condena en el centro penitenciario de Asturias, donde también permanecieron el resto de implicados en la 'operación Jarto'. El entonces fiscal Antidroga de Asturias, José Perals, solicitaba para los miembros de la organización criminal condenas que superaban los cien años de prisión. Finalmente, ocho de los catorce procesados confesaron los hechos que pesaban sobre ellos y consiguieron una reducción de las condenas.

El magistrado Bernardo Donapetry impuso penas superiores a los 75 años tras el juicio a uno de los grupos delincuenciales más activos de la ciudad en los últimos años y cuyo desarticulación motivó el decomiso de más de dos kilos de cocaína procedente de Colombia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos