Leyendas asturianas al caer el sol

El trasgu y los dos trasnos, en el Botánico. :: DANIEL MORA

Las XIV Noches Mágicas llenarán de mitología el Jardín Botánico de Gijón entre mañana y el domingo de la semana que viene

JESSICA M. PUGA

Es la cita anual que aúna mitología con naturaleza. En la que se puede pasear por un entorno privilegiado como es el Jardín Botánico de Gijón en compañía de algunos de los personajes más reconocidos de la tradición asturiana. Las Noches Mágicas celebran a partir de mañana su XIV edición recuperando a protagonistas clave, como les llavanderes; y sumando a su recorrido dos espacios del jardín: el Entorno Cantábrico y la Carbayeda del Tragamón.

Hasta el próximo domingo, el visitante podrá adentrarse en el jardín al caer la noche a la espera de ir cruzándose en su paseo con personajes dispares. Los hay de todo tipo: simpáticos como el trasgu y los trasnos; bromistas como el diañu burlón e inquietantes como la güestia. Y así hasta nueve, que irán apareciendo, sin avisar, a lo largo del recorrido. La actividad dura 75 minutos, si bien los responsables advierten que, al haber interacción con el público, puede variar.

«Estar aquí un año más no es solo un orgullo, también un auténtico placer», explicaba Carmen Gallo, responsable de Factoría Norte, la compañía teatral que lleva, con esta, catorce ediciones haciendo posible las Noches Mágicas. Gallo sabe que también es «una responsabilidad» porque la actividad se ha convertido en una de las citas favoritas por toda la familia una vez superados los excesos de la Semana Grande de Gijón. La prueba es que de los 18 pases que ofrecerán en este año, ya se han agotado las entradas para ocho. Cada jornada -a excepción del lunes 21, que no hay representación- habrá doble función, a las 22 y a las 23.30 horas. Tampoco le extrañan los datos al concejal de Festejos de Gijón, Jesús Martínez Salvador, quien ve en las Noches Mágicas «algo especial, diferente a todas las demás actividades» que se plantean tanto en el calendario festivo de la ciudad como en el del resto del país. «En verano muchos programamos conciertos, pero aquí lo que se hace es difundir la cultura mitológica», explicó.

Una veintena de personas -catorce de Factoría Norte y el resto, a cargo de la parte técnica, de la empresa Alquison- lleva trabajando las últimas semanas sin descanso. El precio de las entradas es de 12 euros y los menores de seis años entran gratis. Corra, que se acaban.

Fotos

Vídeos