La Liga reprueba al Sporting por su reunión con ultras sancionados

Disturbios protagonizados por ultras antes del derbi contra el Oviedo, el pasado septiembre. / E. C.
Disturbios protagonizados por ultras antes del derbi contra el Oviedo, el pasado septiembre. / E. C.

Exige al club que «cumpla escrupulosamente la ley» y estudia medidas por el encuentro oficial entre la directiva y los radicales a los que LFP denunció

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Cobijar o mantener vínculos directos o indirectos con seguidores radicales podría acarrear medidas de sanción drásticas como cierre parciales de los estadios, retirada de puntos y descensos para los clubes. La muerte de un hincha del Deportivo en 2014 en Madrid en uno de los mayores disturbios entre radicales ocurridos en España supuso un endurecimiento de la normativa con la que se rige la lucha contra la violencia en el fútbol en la firme decisión de erradicar cualquier altercado y episodio racista.

La Liga de Fútbol Profesional ha reprobado a la directiva del Sporting tras la reunión en las instalaciones de Mareo con dos miembros de Ultra Boys que cuentan con sendas órdenes de alejamiento de El Molinón. El organismo tuvo conocimiento a través de EL COMERCIO de las relaciones del consejo de administración con los dos procesados en los graves incidentes del pasado septiembre con la Policía poco antes del derbi. En ese procedimiento judicial La Liga ejerce la acusación particular contra diez radicales, dos los de cuales estaban sentados en la mesa con otros siete representantes de la afición y con el consejero Fernando Losada. Organizaban el homenaje a Quini que se celebró en El Molinón.

Más información

La Liga investiga ahora lo ocurrido y prevé obligar al club para que «cumpla escrupulosamente la ley», según explicaron fuentes de la institución. Las medidas a tomar aún están por determinar. Lo que sí se ha producido ya es una llamada por parte de la dirección de la Liga a la directiva del Sporting para pedir explicaciones por la fotografía y la información publicada en este diario. Se produce apenas un mes después de que el organismo estatal solicitase a la jueza que instruye la instrucción por la agresión a diez policías que amplíe las medidas cautelares para solicitar que los diez radicales imputados tengan la prohibición expresa de acceder a cualquier estadio del país en el que juegue el Sporting.

«La inacción no es excusa»

«Lo que no es admisible de ninguna de las formas es que mientras La Liga intenta poner freno a la violencia de estos seguidores en concreto, el Sporting les invite a pasar a sus instalaciones para organizar un acto institucional», criticaron fuentes autorizadas de la institución. «La inacción no es excusa», añaden de forma tajante. Desde el club rojiblanco habría manifestado la versión que ya mantuvo Fernando Losada, que desconocían que esas dos personas tuviesen medidas cautelares, un extremo que parece no convencer a La Liga de Fútbol Profesional.

Por esos recientes disturbios previos al derbi contra el Oviedo, la Comisión Antiviolencia solicitó que cada uno de los veinticinco miembros de Ultra Boys que participaron, presuntamente, en aquella batalla campal afronte el pago de una sanción de 15.000 euros por agredir a ocho policías nacionales. A ello se suma el juicio que esperan los diez procesados y en el que la fiscalía solicita penas de prisión. Ya en 2013 el Comité Antiviolencia ordenó al Sporting que procediese a ordenar clausurar el local que Ultra Boys tenía a su disposición dentro del estadio de El Molinón. A ello se suman los numerosos incidentes policiales con la misma hinchada.

A la exigencia de La Liga profesional de fútbol para que el Sporting se desvincule de los ultras, se suman las de la delegación del Gobierno, la declaración institucional del Ayuntamiento y las entidades sociales y vecinales de la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos