«Si no llega a ser porque me quedé inconsciente, me acaba matando»

Bar Castilla, en la calle Domingo Juliana, regentado por la víctima.
Bar Castilla, en la calle Domingo Juliana, regentado por la víctima. / JOAQUÍN PAÑEDA

El menor de quince años detenido está acusado de la brutal agresión a su madrastra y de robarle el bolso, que luego arrojó en la calle sin el dinero

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

La mujer de 42 años embarazada que la madrugada del sábado sufrió una brutal agresión, supuestamente a manos del hijo de su compañero sentimental, se recupera de las graves lesiones sufridas y del impacto psicológico derivado del sorpresivo ataque ocurrido mientras dormía en su piso de La Calzada. «Estaba durmiendo y de pronto se me echaron encima. Alguien empezó a darme golpes, me querían matar. Si no llega a ser porque me quedé inconsciente, me acaba matando», relató a la Policía.

La víctima deberá ratificar hoy la denuncia ante el fiscal de menores, que también tomará declaración al joven de quince años detenido y puesto en libertad con cargos a la espera de que avance la investigación. Está acusado de la agresión y de robo, ya que al parecer, tras darla por muerta cuando su madrastra perdió el conocimiento, se apoderó de su bolso y del dinero que tenía en su interior. El bolso fue encontrado tirado en la calle por un trabajador del servicio de Serenos. Dentro localizó la cartilla de embarazada de la víctima, que está en su cuarto meses de gestación.

Fue también él el primero en socorrer a la mujer después de localizar a un familiar a través de un número de teléfono que tenía apuntado en un documento personal. Fue llevada al Hospital de Jove con importantes lesiones, si bien, los facultativos médicos le confirmaron que el embarazo continúa su curso y el bebé no resultó afectado.

El relato aportado por la afectada sirvió para identificar y localizar al sospechoso, un menor de quince años que vivía en el domicilio de la mujer. Su padre, compañero sentimental de la agredida, no se encontraba en el piso en el momento del ataque que apunto estuvo de acabar con su vida.

El presunto agresor quedó en libertad con cargos. Será la fiscalía de menores la que determine si decreta su ingreso en un centro de menores dependiente del Principado, dada la gravedad de los hechos.

Investigación abierta

La investigación realizada por la Policía Nacional continúa su curso para determinar si en los hechos delictivos podrían haber intervenido terceras personas. El entorno de la víctima, que regenta un bar en la calle Domingo Juliana, asegura que pese a que un primer momento pensó irse fuera de Asturias «por miedo», su intención ahora es recuperar poco a poco su vida habitual y abrir el negocio de hostelería, su única vía de ingresos.

Fotos

Vídeos