Un mar de luces

Un gran árbol de Navidad brilla en el 'solarón', donde está instalada la pista de hielo y el tobogán. / AURELIO FLÓREZ
Un gran árbol de Navidad brilla en el 'solarón', donde está instalada la pista de hielo y el tobogán. / AURELIO FLÓREZ

Vecinos y turistas, entusiasmados con los adornos navideños que iluminan la ciudad

ANA SOLÍS | ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

La Navidad arranca con fuerza. Aprovechando el primer festivo del mes, ayer, miles de gijoneses se olvidaron del frío y salieron a la calle a disfrutar del ambiente navideño. También los muchos turistas que aprovecharon el puente de la Constitución y la Inmaculada para pasar unos días en la ciudad.

Con el reciente encendido de las luces navideñas, el Papá Noel y el trono del Parchís, el oso de la plaza del Seis de Agosto, los arcos de la calle Corrida, los puestos del paseo de Begoña o el árbol de Navidad del 'solarón', se convierten en las principales atracciones. Cientos de personas, niños y mayores, se quedan fascinados antes las brillantes figuras que adornan los rincones de la ciudad. Inés Guillén es una de las turistas que estos días ha elegido Gijón como destino para pasar sus días de descanso. Llega desde Sevilla y asegura que «el ambiente navideño de aquí es fantástico. Estuvimos paseando por la plaza San Miguel por el día y nos encantó, pero ahora iluminada, con el ratoncito que han puesto, es una maravilla».

Desde La Coruña llegó Karina López, junto a su marido. «No podemos comparar con nuestra ciudad porque aún no las habían encendido, pero la iluminación es muy abundante, no estamos seguros de que la superen», dijo entre risas. «Es impresionante como te arropan los arcos cuando paseas por la calle Corrida y otras zonas del centro», añadió.

«Nos anima a salir de casa»

Con esta abanico de adornos tan luminoso, son muchos los que se animan a pasar la tarde en familia o con los amigos. «Es más agradable que otros años. Nos anima a salir de casa porque los niños, además, son los que más disfrutan con las figuritas», comentó Alberto Zapico, quien acompañado por su mujer, padres y dos hijos, pasó la tarde paseando y merendando «algo caliente» para paliar las bajas temperaturas. Aunque esto solo acaba de empezar, «hoy, a pasar tarde en familia tranquila. Otro día iremos a que se tiren por el tobogán, que los pequeños están deseando», confesó.

Jonathan González y sus amigos también disfrutaron paseando bajo los focos. «Dan un toque bastante moderno las luces que han elegido», afirmó. Por su parte, Reyes González opinaba que «Gijón no tiene nada que envidiar a otras ciudades más grandes». Descubrir el traje navideño con el que los diferentes arcos han vestido de Navidad las calles de Gijón puede ser una aventura. «Poco a poco iremos descubriendo la ciudad. De momento nos ha encantado el árbol que han puesto en el 'solarón', es increíble», decía entusiasmado Quique Fernández, quien disfrutaba del recorrido junto a su hijo de diez años, Gael.

Sin embargo, no todos comparten esta ilusión por el ambiente que las decenas de miles de bombillas crean en la ciudad. Sobre todo en los barrios, que se sienten un poco olvidados. «En El Llano hay muy poca iluminación. Apenas nada a pesar de que es un barrio bastante céntrico también», se quejaba Xabel Menéndez. Begoña Garrite, residente en Nuevo Roces, afirmaba que allí «no tenemos luces. Estamos un poco abandonados». Otras zonas, como Viesques, parecen que esta vez llegan al aprobado. Así se refería a su calle Begoña Camblor: «Este año sí que parece que hay algunos adornos más colgados de las farolas. En otras ocasiones estaba todo muy apagado, no teníamos de nada».

Patinaje y tobogán

Cientos de personas hicieron cola ayer en las inmediaciones de el 'solarón' para poder patinar en la pista de hielo o deslizarse por el tobogán. «Han venido cerca de 800 personas a disfrutar del patinaje. No deja de pasar gente», explicaba Sandra Martínez, de la organización. «Está teniendo más éxito que otros años, sobre todo el tobogán. Solamente hoy habrán venido entre 400 y 500 personas», detalló. Las perspectivas para los próximos días son más que buenas. «Se esperan muchos más visitantes para el fin de semana», aseguró. Personas de todas las edades se acercan hasta la pista de hielo aunque sea solo para observar a quienes intentar mantener el equilibrio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos