Luces para rescatar la Navidad

Iluminación navideña en la Avenida de la Constitución /DAMIÁN ARIENZA
Iluminación navideña en la Avenida de la Constitución / DAMIÁN ARIENZA

La empresa francesa Blachere renueva el 70% de la decoración, con más luz, color y elementos navideños | La colocación de los cables y los arcos en 90 calles comenzará en dos semanas

ANDRÉS PRESEDO GIJÓN.

La iluminación de Navidad será diferente, muy diferente a la del año pasado. Habrá mucha más luz y color además de composiciones y arcos mucho más matizados con elementos alusivos a las fiestas e, incluso, con guiños gijoneses. Tanto el Ayuntamiento de Gijón como la Unión de Comerciantes de Asturias, encargada de comercializar las luces entre los minoristas locales, llevan varios meses, incluso desde la pasada primavera, trabajando en este asunto de alta sensibilidad pública y que el año pasado, de la mano de la empresa Blachere -en su primer año de contrato-, tuvo unos resultados más bien decepcionantes. El primer teniente de alcalde, Fernando Couto, llegó a declarar que «las luces de Navidad no le gustan a la alcaldesa, no le gustan al equipo de gobierno y no le gustan a nadie. Son malas. Me gustaría suprimirlas. No se puede permitir algo así».

Más noticias

Con este contundente punto de vista, el edil de Foro mostraba su malestar e indignación por unos arcos de luz que en nada se correspondían con la pretensión municipal, aunque fue el propio Ayuntamiento de Gijón quien adjudicó a la empresa francesa esos trabajos por un periodo de dos años, con posibilidad de prórroga de otros dos más. Fue una primera experiencia muy negativa que despertó críticas entre los comerciantes, que son quienes las financian, y entre la ciudadanía en general. El concurso se convocó tarde y las cosas se hicieron de forma apresurada, hasta el punto de que la tardanza municipal en realizar el proceso estuvo a punto de dejar la ciudad sin luces navideñas. Este año, por contra, las cosas se han preparado con extraordinaria prontitud. En la primavera ya se trabajaba en los diseños, que ya están cerrados y cuentan con el beneplácito de la Unión de Comerciantes de Asturias, cuyos comerciales desde hace dos semanas trabajan ya en la calle presentando los diseños a los minoristas que, por lo que parece, los reciben con agrado aunque con la desconfianza lógica motivada por lo acontencido en las pasadas navidades.

Guiños gijoneses

¿Cómo serán los arcos de este año? El primer objetivo, según pudo saber EL COMERCIO, es acabar con los problemas y quejas del año pasado. En primer lugar, habrá un cambio de más del 70% de las decoraciones, se aportará mucho más color, elementos infantiles y navideños (una de las quejas más reiteradas del año pasado) e, incluso, algún guiño gijonés, con imágenes del 'pelayín'. También, como cuestión que se considera relevante, los arcos tendrán un mayor volumen al aportar más elementos a su estructura. De esta forma, tendrán mayor cuerpo y aportarán una perspectiva más sólida a las calles iluminadas. Sobre estas premisas y consignas tanto del Ayuntamiento de Gijón como de la Unión de Comerciantes de Asturias trabajaron los técnicos de Blachere que tienen la consigna de alegrar con su luz las calles en las fiestas navideñas. Otra cosa no sería aceptada. Han preparado diseños solo para Gijón y se auguran positivas sorpresas. En apenas dos semanas comenzará el colocado de los cables y a finales de noviembre deberá estar colocada toda la iluminación, para ser inaugurada en el puente de la Constitución. Serán unas 90 calles. Luego, quedarán las zonas responsabilidad directa del Ayuntamiento, en plazas y lugares emblemáticos de la ciudad, donde va a tener especial protagonismo la calle de Tomás y Valiente, delante de la antigua Escuela de Comercio ahora remodelada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos