La lucha contra el acoso implicará a todos los trabajadores de los colegios

El equipo de Tutorías entre Iguales empezará a formar a las familias en enero y ampliará el programa a los monitores de comedor y actividades extraescolares

ELENA RODRÍGUEZ GIJÓN.

«Lo dije a principios de año y lo sigo manteniendo: la Tutoría entre Iguales (TEI) está siendo una de las mejores experiencias profesionales de mi vida». Lo afirma Lucía Morán, orientadora del colegio San Miguel. «Antes, si surgía un problema con otro alumno, los niños callaban o se dirigían a un adulto. Lo que ha conseguido el TEI es fomentar la comunicación entre ellos y la confianza», apunta en referencia al plan contra el acoso escolar, el TEI, que se puso en marcha el curso pasado en 29 centros educativos, donde niños y adolescentes aprenden a resolver los problemas entre ellos». Siempre digo que es un programa muy de sentir, de ponerse en la piel de otro, y que trabaja muchos valores, como la empatía y la asertividad».

Como ella, piensan más de la mitad de los docentes que participan en el programa. Así lo pone de manifiesto la segunda encuesta que ha realizado el Ayuntamiento entre los colegios e institutos para conocer su opinión. Más del 61% del profesorado considera que ha incorporado cambios significativos en la convivencia del aula. «Es un porcentaje altísimo», dice el autor del programa, el catedrático en Psicología y Pedagogía Andrés González Bellido. El 39% restante no es que opine lo contrario, «es que no respondió a esa pregunta de la encuesta (realizada en julio) o no participó».

En el TEI, los niños de quinto de Primaria son tutores emocionales de los de tercero y en Secundaria son los tercero los que tutorizan a los de primero. Para el 75% de los docentes, esta forma de prevenir el acoso «ha creado dinámicas favorecedoras de la convivencia». Y el 74% dice que ha aumentado su conocimiento sobre este hostigamiento y le ha dado herramientas para saber cómo detectarlo. En resumen, están contentos y dan un ocho, un notable, al plan.

Mayor es aún la satisfacción de los estudiantes. Más del 82% piensa que el TEI ha sido bueno para el centro educativo. Valoran que sean ellos «los protagonistas» en la resolución de conflictos, que «pueden resolver problemas cuando los pequeños les cuentan las cosas» y «ayudarles y ser alguien con quien contar». «Cuando preguntas al alumnado por cuestiones de carácter educativo, si les parece interesante o si les motiva no suelen involucrarse. Por tanto, que un 82% haya respondido y lo valore así de bien es un porcentaje súper alto».

Hasta la fecha, la formación ha estado principalmente dirigida a profesores y estudiantes. A partir de enero, se orientará a las familias. Será el propio equipo de Bellido el que imparta las sesiones, en las que se informarán sobre aspectos generales del acoso, qué es el TEI, cómo se organiza en cada centro y, sobre todo, qué puede hacer la familia en colaboración con el colegio o el instituto. «Lo que queremos es que reflexionen sobre el 'qué puedo aportar yo'. Porque buena parte de los modelos sociales que los chavales reproducen proceden de las familias. Por tanto, como parte de la comunidad educativa, tienen mucho que decir y aportar para generar modelos de comportamientos positivos, en los que se dialogue, se respete la opinión del otro y no se utilice ni la violencia física ni verbal».

Ahora bien, el objetivo del TEI no es que la buena convivencia se quede en las aulas, sino que transcienda al resto de la ciudad. Por eso y, como avanzó EL COMERCIO, el siguiente paso, después de la formación a las familias, será ampliar el programa a los monitores de comedor, actividades extraescolares y deportivas. Porque el comedor -comenta Bellido- es uno de los espacios en los que más violencia escolar se produce. La idea es formar a monitores tanto internos como externos, empleados de empresas contratadas por los centros. En Calviá, en Mallorca, el Ayuntamiento ha incluido en las cláusulas de los pliegos de condiciones que los monitores tengan una formación básica para saber actuar ante posibles casos de acoso.

De Gijón hasta las Cuencas

Gijón ha sido pionera en Asturias en la implantación de un plan al que después de han sumado Oviedo, con una docena de centros, y Avilés, donde ya se prepara a diecinueve centros de Infantil, Primaria y Secundaria. En 2018 se extenderá a las Cuencas. También ha llegado al Santo Ángel de Pravia.

«Hay veintiséis proyectos de 'ciudad TEI' en España. Y Gijón es referente nacional porque es una ciudad grande, con muchos centros que lo desarrollan», dice Bellido. Entre las novedades, está el plan experimental que se está llevando a cabo en Infantil en el Codema y la participación de los alumnos de Educación Especial del Sanatorio Marítimo.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos