Luto por el montañero gijonés fallecido en Proaza

Puerta principal del Tanatorio de Cabueñes. / PALOMA UCHA
Puerta principal del Tanatorio de Cabueñes. / PALOMA UCHA

La familia decidió velar en la intimidad a Manuel Suárez Manzano, hallado el sábado sin vida por dos senderistas

P. SUÁREZ GIJÓN.

La familia del montañero gijonés desaparecido en Quirós decidió ayer velarle en la intimidad en el Tanatorio de Cabueñes. El entorno de Manuel Suárez Manzano, de 84 años, tuvo que enfrentarse el sábado al triste resultado de su búsqueda, cuando dos excursionistas encontraron su cuerpo sin vida en Foz de Picarós, en Proaza, cuatro días después de su desaparición mientras realizaba la ruta de montaña que une las localidades de Bermiego y Aciera.

La familia se encuentra profundamente abatida y quiere llevar en la más absoluta privacidad el luto por el fallecimiento de Suárez Manzano, al que le fue practicada la autopsia para esclarecer los motivos del fallecimiento.

El montañero fue encontrado en una zona no muy alejada de donde se estaban centrando las labores de búsqueda, de en torno a un kilómetro en línea recta desde el lugar donde fue visto por última vez. Los compañeros pensaban que pudo sufrir una desorientación. La Foz de Picarós es un lugar de tránsito fácil que no presenta dificultades aparentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos