La madre de Germán traspasa su sidrería para volcarse en la atención de su hijo

Germán, en Barcelona. /  M. BENET
Germán, en Barcelona. / M. BENET

O. S.

Yolanda Fernández, la madre de Germán, el joven de 25 años agredido brutalmente en Fomento el pasado verano, traspasa la sidrería La Volanta «por no poder atenderla». Desde que su hijo sufriese lesiones neurólogicas de extrema gravedad en julio se ha volcado en su cuidado, primero acompañándolo día y noche en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y desde hace dos meses en la clínica Guttman de Barcelona, al que el chico fue trasladado para recibir una atención especializada que le ha permitido ir poco a poco recuperando funciones básicas. Pero el periplo de médicos y tratamientos no queda ahí. La madre tiene intención de trasladarlo en las próximas semanas a un centro de Toledo donde trabajan con pacientes afectados por daños neurológicos adquiridos. Así pues, Yolanda ha optado por traspasar el negocio que regenteba en el parque de Teodoro Cuesta desde pocos meses antes de que la fatalidad se cruzase en el camino. Mientras Germán trabaja en su recuperación, la justicia continúa con la instrucción del episodio violento que mantiene en prisión a cinco de los ocho acusados de la brutal agresión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos