«Las manifestaciones antitaurinas estimulan»

«Las manifestaciones antitaurinas estimulan»

Talavante define la tauromaquia como «un espectáculo para mentes sensibles, con ganas de sentir cosas»

ANA SOLÍS

Desde los once años, Alejandro Talavante ya empezó a preparase para llegar a ser una de las grandes figuras del toreo. Nacido en Badajoz, en 1987, tomó la alternativa en Cehegín (Murcia) de Morante de la Puebla a los diecinueve años. Desde entonces, ha estado presente en todas las grandes ferias del país. Su debut en El Bibio fue en 2007.

¿Cuál es el secreto para llevar tantos años en el ruedo?

–No hay ningún secreto. Lo importante es tener afición y pasión por lo que haces en cualquier disciplina y, por supuesto, asumir la profesión con todas las consecuencias.

¿Qué siente al volver a torear en esta plaza?

–Son muchos recuerdos. Esta es una plaza donde he tenido la suerte de vivir tardes importantes para mí y para mi carrera. Siempre vengo con la ilusión de poder cuajar con un toro que a mí me guste.

¿Cómo son los minutos previos a salir?

–La preparación ya viene hecha de todo el invierno y de atrás. Pero creo que, sobre todo, mentalmente, intentando ver todo lo positivo a los dos toros que me toquen.

Desde su experiencia, ¿qué le diría a los que quieren empezar?

–Que no tengan miedo, que hay que atreverse con todo.

¿Y a los antitaurinos?

–Respeto la opinión de cualquiera. Es parcial que hable yo sobre esto, pero los toros son una fiesta en directo, en un escenario, donde no hay nada programado y, ahora mismo, es un espectáculo con mucha categoría para cualquier mente con sensibilidad y con ganas de sentir cosas.

¿Anímicamente afectan las manifestaciones que se hacen antes de las corridas?

–Más bien son un estimulante, porque te hacen creer más en tus gustos y tus aficiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos