Manuel Pazos, grupista ejemplar y Javier Iglesias, premio a la trayectoria

Manuel Pazos
Manuel Pazos

El primero está a punto de cumplir sesenta años como socio mientras el segundo lo ha sido todo en la lucha: campeón de España, entrenador y directivo

E. C. GIJÓN.

El Grupo de Cultura Covadonga distinguirá este año, en el tradicional marco de sus fiestas patronales, a dos hombres con perfiles deportivos muy distintos, pero en ambos casos comprometidos con los valores y la historia del club de Las Mestas. Manuel Pazos recibirá el galardón que le acredita como Grupista Ejemplar, mientras que Javier Iglesias verá reconocida su meritoria trayectoria.

Manuel Pazos encarna lo que se ha dado en llamar 'espíritu grupista', que viene a ser algo así como una forma de entender el deporte como un medio y no como un fin, a la vez que herramienta para la formación integral de la persona.

El luchador Javier Iglesias, con el expresidente Varela

Veteranos del Grupo consultados ayer por este periódico coincidieron en señalar que Manuel Pazos no estuvo nunca en la élite del deporte y que probablemente tampoco estuvo nunca entre sus objetivos hacerlo. Sin embargo, para quienes frecuentan el Grupo no resulta difícil encontrar a Pazos en sus instalaciones, hace algunos años practicando deportes de raqueta, especialmente pala, pero también tenis, y ahora, ya de forma más sosegada, en los gimnasios de mantenimiento.

Miembro de la agrupación de veteranos del Grupo, a la que pertenecen los 200 socios más antiguos del club, Manuel Pazos recibió en mayo de 2008 la insignia de plata de los veteranos tras cumplir 50 años como socio del Grupo, así que está a punto de alcanzar ahora los sesenta.

Casi toda su vida estuvo vinculada, pues, al Grupo Covadonga, y ejerció siempre como lo que se podría denominar 'socio practicante', sin perjuicio del mérito que corresponde también a quienes no frecuentan las instalaciones por su contribución a la financiación del funcionamiento de la entidad.

Hombre afable, socarrón y en ocasiones falsamente huraño, porque es poco amigo de cualquier tipo de protagonismo, el Grupista Ejemplar de 2017 practica el deporte por placer y esa afición le ha granjeado el contacto y la amistad de muchas de esas personas que se podrían calificar de 'históricos' del Grupo.

Campeón de lucha

El perfil de Javier Iglesias, distinguido por su trayectoria deportiva en el Grupo, es distinto al descrito de Manuel Pazos, ya que Iglesias fue campeón de España, entrenador y directivo en su especialidad, la lucha, por la que siempre demostró pasión. No obstante, a nadie se le escapa que la lucha dista mucho de ser un deporte profesionalizado del que se pueda obtener más de lo que se le entrega, así que el esfuerzo desinteresado sí es común en ambos personajes.

Iglesias, actual presidente de la Federación Asturiana de Lucha, llegó al Grupo de la mano del carismático entrenador Alfredo Toledo, fallecido en enero del pasado año, que fue pieza clave en la formación de la sección de Lucha del Grupo, a partir de los deportistas formados en el Club Atlético Gijonés.

Javier Iglesias lo fue todo en la lucha y aún mantiene un trabajo arduo e intenso por ese deporte como directivo federativo. En el Grupo fue también responsable de la sección y representante de la misma ante la junta directiva durante muchos años. La expresión «debemos formar personas además de deportistas y apoyar programas que permitan a nuestros jóvenes estudiar y entrenar para formarse un buen futuro» es significativa de su ideario.

Fotos

Vídeos