Manuela Cienfuegos-Jovellanos fallece en Oviedo a los 102 años

Manuela Cienfuegos-Jovellanos, en una imagen de 2011.
Manuela Cienfuegos-Jovellanos, en una imagen de 2011. / E. C.

La madre del presidente del Foro Jovellanos, Ignacio García-Arango, nació y se crió en Cimavilla, en el seno de una conocida familia

R. MUÑIZ GIJÓN.

Dormida, en la que fue su casa en las últimas décadas, en la calle Santa Cruz de Oviedo, con los suyos. Así es como se fue Manuela Cienfuegos-Jovellanos González-Coto, nacida hace 102 años en el seno de una conocida familia de Cimavilla, con vivienda entre la Capilla de los Remedios y la Casa de Jovellanos, prócer que está entre sus antepasados.

Era la pequeña de nueve hermanos, entre los que se contaba el notario José Antonio y el doctor Francisco Cienfuegos-Jovellanos, que ejercía en el Pósito de Pescadores. La devoción a sus pacientes motivó que en 2011 el Ayuntamiento le diera su nombre al auditorio y la zona de juegos infantiles del cerro de Santa Catalina.

Manuela estudió en el Colegio Santo Ángel de la Guarda. En esos paseos por el barrio encontró a Ignacio García-Arango, ingeniero industrial, vecino con el que contraería nupcias en 1941. El matrimonio llevará a las mudanzas. Primero se asentaron en la zona del Muelle. Después Hidroeléctrica mandó a su trabajador a Oviedo, desplazándose la familia en pleno, pero tomando por norma regresar los fines de semana al Gijón natal.

Mujer dedicada a su familia, Manuela alumbra cuatro retoños: Ignacio (exingeniero jefe de la Demarcación de Carreteras y presidente del Foro Jovellanos), Belén y Conchita. La cuarta, Consuelo, que murió al poco de nacer de una meningitis. De carácter firme, amiga del cine, la música y la lectura, a los 58 años enviudó, golpe que trata de digerir apoyándose en su fe cristiana. Era habitual de la parroquia de las Carmelitas, frecuentaba también la de San Isidro, y sentía inclinación por la Compañía de Jesús. Su religiosidad convivía con una preocupación por la cuestión social, mostrándose partidaria de una mejor redistribución de la riqueza. La capilla ardiente se ha instalado en el Tanatorio de Los Arenales, oficiándose el funeral mañana a las cinco de la tarde en la iglesia de San Pedro.

Fotos

Vídeos