María Ángeles Fernández Casado, conservadora del Botánico de forma provisional

I. VILLAR / M. MORO GIJÓN.

Un año después de la caducidad del anterior acuerdo de colaboración entre el Ayuntamiento y la Universidad, y tras la firma de uno nuevo en 2017, el Jardín Botánico vuelve a contar con un equipo científico, aunque de momento con un carácter transitorio. Su director vuelve a ser el catedrático Tomás Díaz, quien tras haber cesado en enero de 2017 volvió a ser propuesto en noviembre. Desde entonces se ha dedicado a poner en marcha las primeras contrataciones, que se han traducido hasta ahora en la incorporación de dos personas, de momento, por solo tres meses.

La clave es el nombramiento de un nuevo conservador de colecciones botánicas ('horti curator') que asuma las tareas que hasta hace un año desarrollaba Álvaro Bueno y de las que ahora se está ocupando directamente el director. Pero aunque la Universidad lleva meses intentando publicar el concurso para cubrir la plaza, aún no ha podido por «cuestiones burocráticas». Prevé hacerlo en febrero.

Mientras, dado que para constituir la comisión de seguimiento del convenio con el Ayuntamiento son necesarios tres representantes de la Universidad, se ha nombrado como conservadora de manera «provisional» a la profesora de Botánica María de los Ángeles Fernández Casado. No ejercerá las labores propias del cargo, sino que estará para que la comisión, que debe valorar los proyectos y actividades del equipo científico, pueda ponerse en marcha.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos