«El caso de María Luisa es un ejemplo del fracaso del sistema»

«El caso de María Luisa es un ejemplo del fracaso del sistema»
DAMIÁN ARIENZA

La fiscal mantiene la petición de siete años y medio prisión para el acusado de coaccionar a su madre, que se precipitó por la ventana en Gijón

Paloma Lamadrid
PALOMA LAMADRIDGijón

El investigado por coaccionar y maltratar a su madre, que se precipitó por la ventana de su domicilio el pasado mes de enero, negó tales acusaciones en el juicio celebrado esta mañana en el Juzgado de lo Penal número 3 de Gijón. Reconoció que, en ocasiones, engañaba a su madre, María Luisa L. G., de 58 años, para que le diera dinero. Cantidades que gastaba en juegos de azar, ya que era ludópata. Su abogado pidió la libre absolución para su cliente porque, aunque reconoció haber quebrantado la orden de alejamiento que le impedía acercarse a su madre, no coaccionó a la mujer para que le entregara elevadas cantidades de dinero.

Pero la versión de la fiscal fue muy diferente. «El caso de María Luisa es un ejemplo del fracaso del sistema», subrayó. Según declararon algunos testigos y quedó reflejado en varios informes médicos, la mujer había solicitado ayuda a Servicios Sociales, a los hospitales de la ciudad y a la Policía en varias ocasiones, «pero ninguna medida pudo evitar su fallecimiento». Según su tesis, la mujer llegó a quitarse la vida ante la imposibilidad de hacer frente a los gastos básicos y no tener medios suficientes para subsistir porque entregaba todo su dinero a su hijo. El ministerio público mantuvo la petición de pena de siete años y medio de prisión por los delitos de quebrantamiento de condena, coacciones y violencia habitual.

La madre del hijo del acusado, por su parte, declaró que éste le había dicho: «Yo no la he tirado, pero es culpa mía. Todo por el puto dinero», en una llamada telefónica justo después de que su madre se precipitara por la ventana. La hermana de la fallecida confirmó los hechos relatados por la fiscalía y señaló que su sobrino tenía un carácter «muy agresivo» y una grave adicción al juego.

Fotos

Vídeos