Marqués de San Esteban corrige sus defectos

Arriba, un operario limpia las baldosas de un paso peatonal. Abajo, otro rellena la junta de dilatación del pavimento de hormigón. / P. UCHA / E. C.
Arriba, un operario limpia las baldosas de un paso peatonal. Abajo, otro rellena la junta de dilatación del pavimento de hormigón. / P. UCHA / E. C.

La constructora coloca guías táctiles para invidentes en los pasos de cebra y mejora las juntas del pavimento

I. V. / M. M. GIJÓN.

Tras las quejas del Ayuntamiento, y su anuncio de que no recepcionaría la obra hasta que se adecuara a lo establecido en el contrato de adjudicación, la empresa responsable de la reforma de Marqués de San Esteban, OHL, ha iniciado la subsanación de algunos de los defectos señalados por el servicio municipal de Obras Públicas. Uno de ellos se refería a la necesidad de «colocar baldosas direccionales en todos los pasos de peatones que actualmente carecen de ellas», esto es, la instalación de un pavimento táctil que, con la ayuda de su bastón, permita a las personas invidentes localizar el paso de cebra.

La constructora empezó a hacerlo ayer en los ubicados en el cruce entre Marqués de San Esteban y Pedro Duro. La actuación, no obstante, solo afecta al lado correspondiente a los soportales, esto es, la zona que ha sido objeto de reforma en los últimos meses. En el extremo contrario de la calle seguirá sin existir este pavimento táctil. Además, a pesar de lo que recogen la orden ministerial sobre condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación para la utilización de los espacios públicos urbanizados y el propio plan de accesibilidad de la zona centro de Gijón, estas baldosas no llegan hasta la línea de fachada para facilitar su detección por cualquier viandante, sino únicamente hasta la altura de las columnas de los arcos.

Otras exigencias de Obras Públicas para recepcionar los trabajos fueron «corregir las deficiencias en los acabados y remates de diversas baldosas a lo largo de toda la actuación y la regularización y estabilización a lo largo de la junta de dilatación de las soleras de hormigón». Ayer un operario se afanaba, cepillo en mano, en rellenar esta junta. La empresa también debe «subsanar la zona hundida en las losas de arenisca, a la altura del numero 48», así como solucionar «las filtraciones generadas en el garaje situado en el número 32». Técnicos municipales y de la adjudicataria trabajan además en buscar fórmulas para solventar el problema de la suciedad del pavimento, otra de las quejas manifestadas por los vecinos y comerciantes de la zona.

Por otra parte, la junta de gobierno prorrogó ayer el plazo de ejecución de la reforma del parque de La Serena, adjudicada a la empresa responsable del mantenimiento viario de la ciudad. La entrega ha quedado pospuesta hasta finales de octubre. La misma empresa, una UTE de Dragados y API Movilidad, está a cargo de la reforma del 'Kilometrín', que también acumula retrasos.

Fotos

Vídeos