Masev precisa que es ajena a «todas las gestiones» del acusado de quedarse con diez relojes

O. S. GIJÓN.

Los responsables de la joyería Masev aseguran que son «también perjudicados» en el procedimiento judicial abierto por una supuesta estafa cometida por un trabajador «autónomo» que supuestamente se apoderó de 13.276 euros en concepto de diez relojes que un cliente le facilitó para su venta. El fiscal solicita 18 meses de prisión para el acusado por un delito de apropiación indebida. El juicio se celebrará en el Penal 2 el próximo mes de febrero. «Todos los movimientos que pudo hacer son ajenos a la empresa, era un trabajador autonómo que realizaba todas las gestiones al margen de Masev», apunta la joyería.

Según mantiene el representante del ministerio público, «el 10 de diciembre de 2015, aconsejado por un amigo común, encargó al acusado en la joyería Masev la venta sucesiva de diez relojes valorados en 16.966 euros, acordando que el importe de las ventas que fuera realizando se depositaría en la joyería. El acusado vendió tres de los relojes, de la marca Tag Heuer, meses después, y liquidó al denunciante con la cantidad obtenida, que ascendía a 1.350 euros, pero se quedó con el resto de relojes, valorados en 13.276 euros». La joyería estudia emprender, a su vez, acciones legales contra el procesado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos