Medialab o la nueva Universidad

Los principales artífices de la cátedra Medialab, en el espacio que ocupará en el Edificio Polivalente de la EPI. Por la izquierda, Juan Carlos Campo, director de la EPI; Cristina Fanjul, directora del CEEI; Rubén González Hidalgo, gerente del Centro Municipal de Empresas; Montse Rivas, profesora de la EPI; Eugenia Suárez Serrano, vicerrectora de Acción Transversal y Cooperación con la Empresa; Marían García Prieto, profesora de la EPI; Enrique Loredo, profesor de la EPI y la Facultad Jovellanos, y Ramón Rubio, profesor de la EPI. /  ARNALDO GARCÍA
Los principales artífices de la cátedra Medialab, en el espacio que ocupará en el Edificio Polivalente de la EPI. Por la izquierda, Juan Carlos Campo, director de la EPI; Cristina Fanjul, directora del CEEI; Rubén González Hidalgo, gerente del Centro Municipal de Empresas; Montse Rivas, profesora de la EPI; Eugenia Suárez Serrano, vicerrectora de Acción Transversal y Cooperación con la Empresa; Marían García Prieto, profesora de la EPI; Enrique Loredo, profesor de la EPI y la Facultad Jovellanos, y Ramón Rubio, profesor de la EPI. / ARNALDO GARCÍA

El nuevo espacio de formación empezará a funcionar este verano en la EPITendrá cuatro líneas de trabajo: ingeniería y envejecimiento, construcción y botánica, nanopartículas y salud y turismo y realidad virtual

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

Al profesor de la Escuela Politécnica de Ingeniería (EPI) Ramón Rubio le cuesta condensar en una frase todo lo que es, y pretende ser, el Medialab de la Universidad de Oviedo, que estará ubicado físicamente en un espacio de 150 metros cuadrados del edificio polivalente del campus gijonés y espera pueda estar en funcionamiento en junio de este año. Alma máter de «un programa formativo» en cuyo desarrollo hay numerosos implicados, Rubio explica que el Medialab «pretende ser un experimento docente, un espacio donde la gente aprenda más y esté al día de las nuevas tecnologías mediante la realización de proyectos en los que las Humanidades también tengan cabida. Idealmente, quiere ser la nueva Universidad». Una nueva forma de enseñanza, más dinámica y apartada de la formación reglada.

Además de familiarizarse en el uso de tecnologías de la industria 4.0 -impresoras 3D, drones, big data, internet de las cosas, sensores, robótica, realidad virtual o realidad aumentada, en ocasiones hasta de la mano de las propias empresas habilitadoras de las tecnologías-, alumnos e investigadores recibirán en el Medialab formación en diseño, comunicación y humanidades. Desde nociones de oratoria y protocolo a metodologías de trabajo ágiles. Todos los proyectos en los que trabajen tendrán que tener una orientación de mercado real. El objetivo es que den lugar a una patente, un convenio con alguna empresa o incluso al nacimiento de una spin-off o una start-up. Cuatro serán las líneas de trabajo, que estarán alineadas con las prioridades de la ciudad y el Principado: ingeniería y envejecimiento, construcción y botánica, nanopartículas y salud y turismo y realidad.

Abierto a todos los alumnos de la Universidad, cada profesor responsable de una de estas líneas de trabajo ofertará participaciones en los proyectos a través de diversas convocatorias. La idea es que los universitarios lleguen al Medialab principalmente para realizar el trabajo de fin de grado, obligatorio en el último curso de la carrera, o la tesis doctoral. «Van a estar en un entorno multidisciplinar, rodeados de gente de otros campos que estarán trabajando con la misma metodología, y eso es un enriquecimiento tremendo», apunta como ventaja Ramón Rubio. Pero también habrá cabida para alumnos desde el primer año de carrera. Para ellos están pensadas las residencias de un año, que implican una dedicación de unas dos horas semanales durante el curso. El objetivo es que conozcan el funcionamiento de la investigación y su relación con la empresa. En este último supuesto se está estudiando incluso que su participación se cuente como créditos y «pueda ser convalidable por una asignatura».

«Un espacio donde la gente aprenda más y esté al día de las nuevas tecnologías»

El tercero de España

El de la Universidad de Oviedo será el tercer Medialab de una universidad pública, tras los de Granada y Salamanca, aunque existen en España otros vinculados a universidades privadas y a la iniciativa municipal. Entre los objetivos del asturiano está también ser un espacio desde el que «formar e informar» a la sociedad. Así, por ejemplo, se organizarán sesiones de divulgación, conferencias o jornadas para acercar a la ciudadanía el trabajo que se está desarrollando en la Universidad. «No se trata de que vengan al campus de Gijón sino de que nosotros nos acercaremos a la sociedad, a colegios, centros municipales o asociaciones de vecinos para contarles las cosas que hacemos aquí». También se abrirá la puerta a que alumnos de Secundaria puedan tomar contacto con el Medialab, a modo de residencia, durante los meses de verano.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos