Medio kilo de callos por persona en la fiesta gastronómica de Poago

Tres vecinas de Poago, con los callos listos para servir. / P. CITOULA
Tres vecinas de Poago, con los callos listos para servir. / P. CITOULA

Los vecinos de Poago celebraron ayer su tradicional fiesta de los callos, que suma ya más de treinta ediciones. En torno a sesenta personas se dieron cita en el centro social de la parroquia para degustar este producto de casquería, que regaron con vino y acompañaron como postre de un arroz con leche «casero de verdad y con leche de aquí». Se prepararon 32 kilos de callos, suficientes «para tomar y repetir», con más de medio kilo por cabeza. La cena, a la que además de vecinos de Poago acudieron como cada año antiguos residentes de la parroquia, se prolongó con los preceptivos café y chupito, hasta pasada la medianoche. Hubo música para acompañar «y mucha cháchara» para ponerse todos al día de la vida de sus convecinos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos