El Mercadín de la Sidra, «hasta los topes» con el buen tiempo

El grupo Trebeyu, en plena actuación en el Campo Valdés. / CITOULA

Los comerciantes se mostraban «encantados de ver que la gente se interesa por lo autóctono

L. BARBÓN GIJÓN.

Cientos de personas inundaron, una jornada más, el Mercadín de la Sidra. Los 27 estands ubicados en los Jardines de la Reina estaban «hasta los topes» y los comerciantes se mostraban «encantados de ver que la gente se interesa por lo autóctono. En mi caso, el azabache les llama mucho la atención», explicó María Jesús Rivas, de Arcrea. «Nosotros nos dedicamos a la joyería artesanal y trabajamos con ámbar, coral, plata... pero la fama del azabache asturiano es muy grande y protagoniza buena parte de nuestras ventas», confesó la artesana, quien también expresó su satisfacción por la cantidad de gente que visita los puestos del mercadín. «Suele haber movimiento todos los años pero, con el día de playa que tuvimos, es normal que esto se abarrote por la tarde», comentó.

De la misma opinión que su compañera fue Montse Rodríguez, de Guxidrín, quien celebró el buen nivel de ventas alcanzado hasta el momento. «La mañana estuvo un poco floja porque con este sol la gente fue directa a la playa. Eso sí, se nota que al volver, cuando empieza a refrescar un poco, presta dar un paseo por el mercadín». «A nosotros nos está yendo bastante bien con los escanciadores de sidra manuales porque los electrónicos, que son los que suele haber normalmente en los bares, se estropean con bastante frecuencia», explicó Rodríguez, quien también comentó que uno de sus últimos pedidos se marchó fuera de la región, y también del país. «Nos llegó un encargo desde Bélgica y para allá que se fue el escanciador. Estamos contentísimos», celebró.

La Fiesta de la Sidra se completa con actos toda la semana, como la actuación que ayer protagonizó el grupo Trebeyu en el Campo Valdés, con una muestra de baile regional.

Fotos

Vídeos