En Mercaplana fabrican desde vasijas hasta iglús

Niños, en Liberbank, construyendo iglús de papel. / J. PAÑEDA
Niños, en Liberbank, construyendo iglús de papel. / J. PAÑEDA

A. A. M. GIJÓN.

A dos días del cierre, Mercaplana continúa entreteniendo a cientos de niños a diario con su múltiple oferta. Los talleres se han erigido este año en un atractivo de primera magnitud y así nada más abrir sus puertas los padres van literalmente a la carrera a inscribir a sus hijos en alguno de los ofertados. El de cerámica está teniendo un éxito fuera de serie; pero también los hay de cocina, robótica, huertos... Una hora intensiva en la que los aprendices se adiestran en una nueva disciplina.

En Liberbank, entretanto, ponen el listón aún más alto. La empresa Nanolab adiestró el pasado año a los niños en la construcción de refugios (de papel y cartón) para despertar su sensibilidad hacia otros niños en situaciones precarias. Este año, les educa en la cultura inuit y en la fabricación de iglús, esas casas de hielo que levantan ahí donde hay caza y pesca; y respetan plenamente el medio ambiente que les rodea.

El taller, según explica Verónica Martín, está siendo «un éxito». Dura media hora y los niños fabrican sus iglús con gran entusiasmo. También pueden entrar a un iglú a tamaño real y sentirse, por un instante, un inuit del Ártico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos