El Ministerio de Cultura avala a los rotarios por la réplica de la 'Fortuna Balnearia'

La réplica de la 'Fortuna Balnearia', mandada hacer por los rotarios. / DANIEL MORA
La réplica de la 'Fortuna Balnearia', mandada hacer por los rotarios. / DANIEL MORA

Entiende que la propiedad del altar romano no implica tener el derecho intelectual e industrial y que la copia no vulnera la ley

A. PRESEDO GIJÓN.

El Club Rotario de Gijón ha encontrado en el Ministerio de Cultura un apoyo para avalar la realización de la réplica de la 'Fortuna Balnearia', el ara romana de finales del siglo I después de Cristo que es propiedad del gijonés Manuel del Castillo. La entidad cultural llevó adelante ese trabajo con el objetivo de donarla, con posterioridad, a la Empresa Municipal de Aguas (EMA) y que esta, a su vez, colocase la réplica al lado mismo de la fuente de El Mortero, en el poblado de Santa Bárbara. Así se hizo la pasada primavera, pero el propietario del altar romano, de su original, no está de acuerdo con los pasos dados, que no contaron con su beneplácito, sino más bien al contrario. De hecho, el pasado día 1 de setiembre presentó en el juzgado un acto de conciliación contra el Club Rotario para que sus representantes expliquen ante el juez los pormenores de esta actuación, diligencias que continúan adelante hasta la fecha.

Por su parte, el Club Rotario asegura que «nuestra actuación se ha ajustado en todo momento a la normativa y regulación pertinentes. Ha sido avalada primero por la Comisión Permanente del Consejo de Patrimonio Cultural de Asturias mediante informe dictado el 17 de mayo favorable a la colocación de la réplica en el proyecto de restauración y, posteriormente, por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, en informe elaborado por su Departamento de Documentación». El citado informe, suscrito desde el Museo Arqueológico Nacional, se especifica que «ser propietario de la cosa física no implica, en modo alguno, ser propiedad de los derechos de propiedad intelectual sobre la creación en ella contenida. Los únicos derechos de propiedad intelectural que permanecen en vigor son los derechos morales, que corresponden al autor de la creación intelectual, no al propietario del bien material que la contenga». En suma, que, a entender del Ministerio de Cultura, el propietario del ara romana no tiene derecho alguno sobre el aspecto intelectual o industrial de la pieza. Por ello, concluye en su escrito que «se estima que la realización de esa reproducción no ha vulnerado la normativa vigente sobre propiedad intelectual ni ha supuesto un menoscabo de los derechos del propietario del bien cultural original».

Malentendidos

El Club Rotario interpreta que la postura del Ministerio de Cultura avala de forma absoluta su actuación, a la vez que destaca que el propósito de la entidad siempre se centra en apoyar proyectos de forma totalmente altruista y en beneficio de la comunidad. No obstante, asegura, «lamenta sinceramente los malentendidos que hayan podido surgir con el actual propietario de la 'Fortuna Balnearia', el señor Manuel del Castillo», al que, dice, «es justo reconocer que es a él y a los demás descendientes de don Justo del Castillo a quienes les debemos la conservación de una obra que, de otro modo, difícilmente hubiera llegado a nuestros días».

Por último, el Club Rotario muestra su disposición de «poner fin a una estéril polémica», a la vista de la argumentación esgrimida por el Ministerio de Cultura y muestra su confianza en que la propiedad del ara romana comparta esta iniciativa «altruista hacia la ciudad de Gijón». Mientras, Manuel del Castillo sigue adelante con sus acciones legales contra los rotarios locales a quienes ha citado, vía judicial, para un acto de conciliación, en el que pretende que aclaren los pormenores de la realización de la réplica de la 'Fortuna Balnearia' y sus posteriores declaraciones públicas que, entiende, que, cuando menos, son contradictorias.

Fotos

Vídeos