Minuto y medio de agónico rescate de un hombre colgado de un cuarto piso de Gijón

Secuencia captada por un videoaficionado en la que se aprecia el rescate del sujeto desde el interior de la vivienda. / E. C.

«Llegó a quedar agarrado del alféizar solo por las manos» hasta que «dos jóvenes tiraron por él» desde el interior de la casa, cuentan los testigos

G. POMARADA GIJÓN.

Agónico minuto y medio en un edificio de la avenida de Schulz. La rápida intervención de la policía y el arrojo de dos jóvenes evitaron la tarde del miércoles que un hombre se precipitase por la ventana de un cuarto piso, ubicado en el número 109 de la avenida de Schulz. Eran las ocho de la tarde y numerosos vecinos y viandantes pasaban por la zona cuando un sujeto se descolgó por la ventana de la vivienda. Según los testigos del incidente, el hombre «de unos cincuenta años» llegó a quedar «agarrado al alféizar solo por las manos». «Estaba de cara a la pared y así estuvo colgando aproximadamente un minuto y medio», señala uno de los camareros del establecimiento situado frente al inmueble. Bajo el edificio se congregó una muchedumbre que observaba con impotencia el suceso. «Después de esos minutos fue cuando lo cogieron unos familiares», señala un vecino que se encontraba en la terraza de un bar cercano.

En un vídeo captado por otro de los testigos con su teléfono móvil se aprecia el momento en el que el individuo es rescatado desde el interior de la vivienda. El hombre pende de la ventana, con los pantalones por los tobillos, mientras comienza a elevarse gracias al impulso de las personas presentes en la casa. «Él colaboró para que los dos jóvenes tirasen por él», apunta el empleado del bar. Hasta la zona se desplazó la Policía Local que culminó la intervención en el interior del edificio. Una vez controlada la situación, el hombre fue llevado en una ambulancia a un centro sanitario.

Vea vídeo en ELCOMERCIO.es

Recuperada la calma en la zona, los vecinos no encontraban ayer explicación al suceso. «No sabemos mucho de él. No se le ve mucho por la calle, más que de paseo alguna vez», contaba uno de los habitantes del barrio que ayer presenció los hechos. Otros dos vecinos relataban que en el bloque de edificios de la manzana, en el que dicen «viven muchas familias rumanas», no se había registrado previamente ningún incidente.

Fotos

Vídeos