La mitad de los beneficiarios de los planes de empleo trabaja a los dos años

Buena parte de los 365 parados que pasaron por Gijón Inserta en 2014 creen que se debería aumentar el salario y la duración del programa

L. M. / I. V. GIJÓN.

El vaso puede verse medio lleno o medio vacío. A lo largo del año 2014 hubo dos convocatorias del plan de empleo municipal conocido como Gijón Inserta por las que pasaron, en total, 365 personas (214 hombres y 151 mujeres), todas ellas desempleadas de larga duración. Dos años después de aquella experiencia que les permitió tener un contrato laboral de un año, el 56% seguía en activo -la mayoría como eventuales, salvo el casi 12% que estaba indefinido- mientras que el 44% restante declaraba no haber vuelto a trabajar. Son datos recogidos por la Agencia Local de Promoción Económica y Empleo, que anualmente realiza esta tarea para evaluar el impacto en términos de empleo y de mejora de la empleabilidad de todos los programas y proyectos que desarrolla.

En lo que respecta al Gijón Inserta, sus beneficiarios le dan una nota de 6,9 sobre diez. Muchos consideran que se debería seleccionar mejor los puestos de trabajo en función de la formación y estudios de quienes son seleccionados para participar en dicho programa. También echan en falta una mayor organización de las tareas asignadas. Y de mejorar, ampliarían la duración del contrato y el salario que perciben durante el año que están trabajando.

Analizando la inserción laboral en el conjunto de los programas de la Agencia Local de Empleo al año de su finalización, se aprecia una amplia horquilla que va desde el 40% de las personas que pasaron por la Escuela de Segunda Oportunidad al casi pleno de los beneficiarios de las ayudas a la contratación por cuenta ajena para contratos temporales. Respecto a estos últimos (fueron 167 en las dos convocatorias de los años 2014 y 2015), del 98% que seguía en activo a los doce meses, casi el 44% continuaba trabajando en la misma empresa que había recibido la subvención para contratarlos, mientras que otro 54% estaba empleado en una empresa distinta.

En lo que se refiere al programa para facilitar el acceso al mercado de trabajo de jóvenes con alguna titulación conocido como Primera Experiencia Profesional, de los 59 gijoneses que pasaron por él en las convocatorias de 2014 a 2016, prácticamente siete de cada diez mantenían un empleo un año después. Eso sí, mayoritariamente de carácter temporal. Es lo que le ocurrió al 78% de esos jóvenes, frente al 7,5% que consiguió un contrato indefinido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos