La mitad de las multas de Gijón, en siete calles

La mitad de las multas de Gijón, en siete callesGráfico

Una de cada seis se ponen en la avenida de Oviedo, principalmente por exceso de velocidad | En 2016 hubo 66.785 sanciones por 8,2 millones de euros, rebajados luego a 5,4 por pronto pago. Se retiraron 16.079 puntos

IVÁN VILLAR GIJÓN.

Una sola calle de Gijón, la avenida de Oviedo, concentra una de cada seis multas de tráfico que se ponen en la ciudad. En 2016 fueron 12.126 de las 66.785 que constan en las estadísticas de la Policía Local. Le siguieron, a gran distancia, la avenida de Juan Carlos I y la entrada a la ciudad por Ceares a través de la carretera de Pola de Siero (AS-248), con 4.984 y 4.066 sanciones, respectivamente. Junto a las avenidas del Príncipe de Asturias (3.721) y Justo del Castillo (3.229), la carretera de Somió (2.907) y la avenida del Llano (1.164), representan la mitad de las denuncias puestas en Gijón por infracciones al volante. En este grupo de cabeza también estarían las cámaras que controlan el acceso a Cimavilla, que el año pasado dieron pie a 1.650 sanciones, de 90 euros cada una, por superar los sesenta minutos de presencia en el barrio que se permite a los no residentes dentro del horario restringido (de 21 a 7 horas).

En total, la cuantía de las multas ascendió a 8,2 millones de euros, si bien siete de cada diez tuvieron después un descuento del 50% por pronto pago que redujo esta cifra hasta los 5,4 millones. 33.224 sanciones, casi la mitad de las sanciones, fueron de cien euros; otras 22.189, un tercio del total, de noventa euros; y 9.132, el 13%, de doscientos. Por las infracciones más graves, 435 conductores recibieron sendas multas de mil euros y otros seis fueron sancionados con 3.000 euros cada uno. En 4.523 ocasiones las denuncias de los agentes conllevaron además la pérdida de puntos. En total, se restaron 16.079. Y hubo 555 conductores que perdieron seis puntos de una sola vez.

El 51,8%, por ir rápido

El exceso de velocidad es, de largo, el principal motivo de sanción. En 2016 por superar los límites permitidos se impusieron 34.653 multas, que representan el 51,8% del total de denuncias. Las infracciones se registraron en su mayoría en las entradas y salidas a la ciudad, en especial en aquellas que cuentan con radares automáticos. Un tercio de ellas, 12.108, se dieron en la avenida de Oviedo, a la que siguieron la de Juan Carlos I (4.656), la carretera de Pola de Siero (4.054), Justo del Castillo (3.168), Príncipe de Asturias (2.957) y la carretera de Somió (2.859). Ya por debajo del millar, también se situaron entre las vías con más multas por exceso de velocidad la carretera carbonera (875), la avenida del Llano (868), Gaspar García Laviana (547) y Ramón y Cajal (523).

Después de los que circulaban demasiado rápido, el segundo grupo de coches con más multas en 2016 fue el de los que inclumplían alguna norma de la ordenanza de circulación pese a estar detenidos. Entre estacionamientos y paradas indebidas e impagos en zona azul se pusieron 25.214 sanciones. De las 10.534 correspondientes a la ORA, 5.965 fueron por carecer del tique y 4.569 por exceder del tiempo abonado. Los viales con más multas por estos dos motivos fueron Pablo Iglesias (556), Ezcurdia (379) y la plaza de las Industrias, junto al Palacio de Justicia (340). En lo que respecta al resto de estacionamientos irregulares, con 14.680 multas, las infracciones más frecuentes fueron estacionar en «carriles o partes de la vía reservados para la circulación o el servicio de determinados usuarios» (4.824), hacelo sobre aceras, paseos o zonas verdes (2.834), en lugares reservados a carga y descarga (2.470) y delante de vados señalizados (1.010). Las calles con más vehículos sancionados por estar parados donde no debían fueron el paseo del Doctor Fleming (365), la alameda de Manuel Preciado, junto a El Molinón (358) y Marqués de San Esteban (287).

Por superar un semáforo en rojo, 1.437 conductores fueron multados con doscientos euros cada uno. Como en el caso de la velocidad o el acceso a Cimavilla, en el control de estas infracciones tuvo un importante papel la tecnología. El 68% de las multas fueron puestas por los sistemas de 'fotorrojo' que funcionan en la avenida del Príncipe de Asturias y en Gaspar García Laviana, que con 689 y 319 sanciones, respectivamente, están muy por encima de las registradas en otras calles. Hubo además 42 multas por no detenerse ante un semáforo en ámbar.

Conducir utilizando manualmente el teléfono móvil, el navegador u otro dispositivo motivó 666 sanciones y hacerlo con cascos o auriculares otras 37. Por superar la tasa de alcoholemia, 634 conductores fueron multados con entre quinientos y mil euros. Esta última sanción también se puso a los 78 denunciados por conducir bajo el efecto de las drogas.

Más noticias

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos