«La motivación de los niños es mayor al hacer deporte»

Geles García, a la derecha, con su hija Mireya Delgado, exjugadora de voleibol y colaboradora en el proyecto ganador del Premio #Beactive. /
Geles García, a la derecha, con su hija Mireya Delgado, exjugadora de voleibol y colaboradora en el proyecto ganador del Premio #Beactive.

El colegio Miguel de Cervantes, ganador de un premio europeo, logra que el 80% de sus alumnos realice ejercicio fuera del aula

E. RODRÍGUEZ GIJÓN.

Competía con un centro de Finlandia y otro de Polonia, pero el premio #Beactive de fomento del deporte y la salud en la escuela, otorgado por la Comisión Europea, se lo llevó anteayer un colegio de Gijón: el Miguel de Cervantes. Es la guinda a un proyecto, 'Cervantes, isla de los deportes', que comenzó hace cuatro años al comprobar cómo las distintas leyes (LOE y LOMCE) iban reduciendo la actividad física en el colegio hasta dejarlas en dos sesiones semanales cuando la recomendación del propio Ministerio de Sanidad y la Organización Mundial de la Salud es hacer ejercicio cinco días a la semana. Ese dato -unido al cada vez mayor sobrepeso infantil y a que el barrio donde se ubica, El Cerillero, «está a las afueras y es una zona castigada por la crisis en la que los niños no tienen muchas opciones de ocio saludable»- animó a la directora del Cervantes, Geles García, y a su equipo a poner en marcha un programa para animar a los alumnos a practicar deporte.

Desde entonces, trabaja en varias líneas para que los niños de primero a sexto de Primaria hagan ejercicio más allá de las dos horas reglamentarias. «En primero, participan en el Plan Escolar de Natación del Patronato Municipal de Deportes y comienzan a adentrarse en la danza, en segundo siguen con la natación y en tercero hay introducción al golf, primero en el colegio y después en La Llorea. En cuarto comienzan con el skate y la escalada; en quinto, con el surf y el plan específico de Biciescuela; y en sexto practican piragüismo y participan en la Semana Blanca». Así, al acabar la etapa, los escolares han pasado por todas las actividades.

Además, al concluir el trimestre, hay otras complementarias que les permiten conocer otras instalaciones deportivas de Gijón: las pistas de atletismo de Las Mestas, las piscinas del Club de Natación Santa Olaya, el Parkour de Oviedo, la pista de patinaje de hielo en navidades, Talasoponiente y el Palacio de Deportes.

«Ésta ha sido la manera de involucrar especialmente al 20% de los alumnos (sobre todo, de entornos desfavorecidos) que, por las tardes, no podían acudir a las actividades programadas como extraescolares», explica Geles desde Marsella, donde recibió el premio de manos del comisario europeo de Educación y Deporte, Tibor Nauracsics. Entre las propuestas del Cervantes se incluyen judo, atletismo, ciclismo, fútbol, voleibol y danza. Eso, sin contar la inscripción en las que hay en otros colegios del barrio. En las extraescolares, el porcentaje de participación es altísimo, con un 80% de los alumnos. Además, «ya es muy elevado el índice de los que se animan a hacer dos deportes». También han conseguido que la niñas se animen a practicar ejercicio, con un plan específico y el testimonio de deportistas que van al colegio a compartir su experiencia.

Presente en otras materias

El deporte está presente en otras asignaturas como Lengua, Matemáticas, Ciencias Naturales y Sociales. «Los alumnos de sexto, por ejemplo, han recogido los datos de participación deportiva del colegio y han aprendido a hacer tablas, calcular porcentajes, hacer representaciones gráficas y presentarlo todo en Powerpoints... Están desarrollando competencias matemáticas y lingüísticas, ya que tienen que exponerlo oralmente».

El plan de desayunos saludables (en el que media clase le prepara el desayuno a la otra en cuarto y quinto) o la adhesión al de los recreos saludables, de la consejería, con reparto de leche y fruta son otras de las medidas, sin olvidar otras campañas, como la de reanimación cardiovascular o prevención del acoso escolar.

El resultado es que no solo han logrado que «los niños se mantengan en un índice corporal saludable, con mejores hábitos, sino que también están más motivados, porque ven claro el porqué de su aprendizaje». Otra satisfacción es «la gran implicación de las familias» en las actividades complementarias, como la preparación del Duatlón Milla Cervantes, en 2016, en el que los niños recorrieron 15 kilómetros en bici por la ciudad y una milla en Las Mestas, lo sirvió a muchos para conocer otras zonas de la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos