Movimiento asociativo y vecinal se unen para erradicar la violencia

Por la izquierda, Ángel V. L. y Alfonso T. M., con orden de alejamiento de El Molinón, con Fernando Losada, consejero del Sporting, en una reunión celebrada en Mareo en marzo. / J. PAÑEDA
Por la izquierda, Ángel V. L. y Alfonso T. M., con orden de alejamiento de El Molinón, con Fernando Losada, consejero del Sporting, en una reunión celebrada en Mareo en marzo. / J. PAÑEDA

Instan al Ayuntamiento a constituir un grupo de trabajo para que investigue los hechos y «hacer un diagnóstico de la situación»

Olaya Suárez
OLAYA SUÁREZGijón

Entidades y colectivos de la sociedad civil gijonesa anuncian la puesta en marcha de un Observatorio contra la Violencia con el objetivo de denunciar públicamente la agresión que sufrieron el pasado sábado las personas que «se encontraban disfrutando de una fiesta en bar La Folixa de Cimavilla a manos de grupos radicales vinculados al grupo Ultra Boys», señala la comisión organizadora, formada por la Federación de Asociaciones de Vecinos de Gijón, la Asociación Mar de Niebla, Abierto hasta el Amanecer, Acción en Red, Red Acoger ye Natural y Asociación Pro Inmigrantes de Asturias.

Además de la denuncia pública del episodio violento, quieren mostrar su solidaridad «con las personas denunciantes que están siendo objeto de amenazas y que se ven envueltas en una situación compleja por el mero hecho de haber tenido la valentía de denunciar la agresión de un grupo violento», así como «apoyar la labor de los periodistas que cubren estos sucesos».

Instan al Consistorio a constituir un grupo de trabajo para que investigue los hechos para «hacer un diagnóstico de la situación» y adoptar medidas concretas para erradicar la violencia.

Entre las primeras medidas que el Observatorio contra la Violencia impulsa está «constituir un grupo de trabajo que investigue e inicie un procedimiento que finalice en un informe final donde se plantee el diagnóstico de la situación que se vive en torno a la violencia de los ultras en Gijón y las medidas concretas a desarrollar para erradicar estas actitudes en los espacios en los que se desarrolla».

Declaración institucional

El Observatorio contra la Violencia se pone en marcha dos días después de que los grupos municipales firmasen una declaración institucional para reclamar al Sporting que «aparte» del club y «rompa cualquier tipo de vínculo» con aquellos grupos ultras que «consientan, alienten y no condenen» hechos violentos como la agresión que tuvo lugar el pasado fin de semana en una fiesta del Ceares en un bar de Cimavilla.

Todos los grupos políticos están de acuerdo en que la solución al problema de la violencia vinculada al fútbol en la ciudad pasa por que el club rojiblanco mueva ficha y adopte medidas para que los sectores más radicales de Ultra Boys no puedan seguir actuando con la actual impunidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos