El Muelle ya huele a manzana y sidra

Vecinos y visitantes, junto a los puestos del Mercadín de la Sidra que ayer vivió su jornada inaugural en los Jardines de la Reina.
Vecinos y visitantes, junto a los puestos del Mercadín de la Sidra que ayer vivió su jornada inaugural en los Jardines de la Reina. / DANIEL MORA

La apertura del Mercadín atrajo a cientos de visitantes a los Jardines de la Reina | Veintisiete puestos ofrecen una variada gama de productos de gastronomía, cosmética y artesanía, regados con «muchos culinos»

LORETO BARBÓN GIJÓN.

El inconfundible olor de la sidra inundó ayer los Jardines de la Reina tras la apertura de los veintisiete puestos que conforman el mercado de la XXVI Fiesta de la Sidra Natural de Gijón. El tiempo no invitaba a ir a la playa, pero las altas temperaturas sí animaron a muchos a acercarse a probar los productos que se ofrecían en este espacio.

«La combinación de quesos y sidra despierta mucho interés entre los visitantes, que se acercan a hacer una pequeña cata. También prueban el arroz con leche y manzana pero, curiosamente, suelen preferir el sabor del queso a la sidra», explicaba Araceli Vicente, del puesto de Los Caserinos, quien en principio, no obstante, no se mostraba muy satisfecha con el nivel de ventas de las primeras horas. «Llevamos varios años participando en este certamen y, aunque acabamos de abrir y todavía es pronto para aventurar un pronóstico, parece que está siendo un poco más flojo que otros años. Hay muchos más paseantes que compradores», lamentaba.

Hoy
A las 18 horas, música y bailes tradicionales en la plaza de Italia. A las 20 horas, música clásica en la plaza del Marqués.
Mañana
De 12 a 14 y de 18 a 21 horas, fotomatón en El puestín de la Folixa, del propio Mercadín de la Sidra. A las 20 horas, actuación folclórica en el Campo Valdés.
Martes
A las 20 horas, 'master class' de prueba y escanciado de sidra, en el Campo Valdés.
Miércoles
A las 18.30, rutas del Bus de la Sidra (parada de El Fomentín). A las 22 horas, Nando Agüeros, en la plaza Mayor.

Los visitantes más pequeños encontraron en los granizados de sidra dulce una manera de refrescarse y familiarizarse con el jarabe de una bebida que no paraba de escanciarse desde los mostradores. «A la gente le gusta mucho preguntar a los productores y probar la sidra, pero también comer», apuntaba Paloma Palacios, de El Horno de la Abuela. «La manzana es un ingrediente al que se le puede sacar mucho partido. Uno de los productos que más vendemos son las empanadillas de morcilla y manzana o las de cecina, cebolla caramelizada y queso Afuega'l Pitu. Estas últimas tiene mucho éxito», destacó Palacios, quien también hizo hincapié en un postre tradicional que está gustando mucho tanto a locales como a turistas. «Preparamos casadielles con crema de manzana, que están volviendo loca a la gente. Al combinar la nuez con la fruta, el relleno está mucho más jugoso».

Cosméticos de manzana

En el puesto atendido por Luis Sánchez, jabones, cremas y velas se convertían en un reclamo para muchos curiosos que se sentían atraídos no solo por el color de estos productos, sino, sobre todo, por su olor. «En Oleum Jabones nos dedicamos a la cosmética natural y, en este caso, traemos toda una gama con manzana y aceites esenciales. El aroma de la manzana es fresco y dulce, pero no en exceso, y eso hace que al cliente no le resulte empalagoso», destaca. No obstante, añade que «lo que más triunfa son las velas. La gente suele demandarlas mucho porque huelen bien y nunca está de más tener una en casa». Señala además que «los jabones también llaman mucho la atención, pues siempre se puede jugar con ellos a la hora de mostrar los productos en el 'escaparate'. Son muy coloridos y vistosos».

El Mercadín de la Sidra y la Manzana estará abierto todos los días y, además de gastronomía y cosmética, también ofrece joyas artesanas con motivos sidreros, así como elementos de decoración hechos con cerámica y que representan pomares y manzanas. En definitiva, un amplio abanico para satisfacer las necesidades de un público heterogéneo que demanda ante todo «muchos culinos» de sidra.

Para Covadonga Puertas, de Avilés, este es el segundo año que acude a esta cita y reconoce que «me encanta probar todo lo que tienen. El granizado de sidra dulce está espectacular». Confiesa que aún no ha decidido si el viernes participará en el intento de récord de escanciado simultáneo. «No es que no sepa escanciar, pero prefiero que sea otro quien lo haga, por si tira mucha sidra al suelo y hay que echarle la culpa por desperdiciarla», bromeaba.

Además del mercado y de la multitudinaria cita prevista en unos días en Poniente, la Fiesta de la Sidra contará a lo largo de toda la semana con numerosas actuaciones musicales y folclóricas para amenizar un programa que se prolongará hasta el domingo.

Fotos

Vídeos