Muere a los 72 años el jesuita Luis Martínez de la Vega

Fue profesor en el Revillagigedo y estuvo vinculado al centro hasta el año pasado, cuando su salud le llevó a trasladarse a Salamanca

S. G. A. GIJÓN.

72 años de vida, 55 en la Compañía de Jesús y 36 como sacerdote. El padre Luis Martínez de la Vega fallecía este domingo en Salamanca. Había nacido en Gijón, el 19 de diciembre de 1944. No había cumplido aún los dieciocho años, le quedaban apenas unas meses, cuando su fe le llevó a ingresar en la Compañía de Jesús en Salamanca, el 11 de octubre de 1962. Así se iniciaba una trayectoria en la que la dedicación a la formación fue una constante.

Martínez de la Vega fue ordenado sacerdote en Gijón el 28 de junio de 1981 por el entonces obispo auxiliar de Oviedo José Sánchez. Para realizar sus últimos votos, regresaría -en julio de 1995- a Castilla y León, aunque en este caso a la ciudad de Valladolid.

Fue, además, alumno del colegio de la Inmaculada de Gijón, formando parte de la promoción de 1962. Y, destacan en la Compañía de Jesús, a lo largo de su vida estuvo muy vinculado a Asturias y a su ciudad natal, especialmente al barrio de El Natahoyo. En la comunidad de este último lugar, de hecho, residió durante años. Allí ejerció, asimismo, como profesor del centro de Formación Profesional Revillagigedo, desde 1976 a 1983. Su valía le llevó a desempeñar diferentes cargos.

Así, fue destinado a Oviedo, donde ejerció como secretario de la Escuela de Estudios de Teología del Seminario Metropolitano, además de formar parte como profesor del Colegio San Ignacio.

El año pasado había regresado a Salamanca, para cuidar de su ya delicada salud. Allí fallecía tras una vida que le llevó por diferentes lugares de España. Entre otros, Comillas, donde recibió parte de su formación, o Madrid, donde siguió estudiando en el Colegio Mayor Espíritu Santo.

En México

Y hasta cruzó el océano Atlántico para llegar hasta Puente Grande, en México, donde realizó la tercera probación (el tercer año de examen y prueba religiosa, etapa final de la formación de todo jesuita, sea sacerdote o no). También en Valladolid ejerció este jesuita su magisterio, en el colegio San José y en el Cristo Rey. En ambos impartió clases de Física, además de Religión en el primero y Ética en el segundo. En 1996, regresaría a Gijón para convertirse en coordinador del departamento de Tecnología en la Fundación Revillagigedo, donde permaneció hasta el año pasado, cuando su salud aconsejó una pausa.

Hasta 2016, y durante una década, Luis Martínez de la Vega también fue coordinador de Servicios Generales y consiliario de los Antiguos Alumnos del Gedo. La misa exequial se celebró ayer a las once de la mañana en la capilla de la comunidad de San Estanislao, en la capital salmantina.

Fotos

Vídeos