El Muro, blindado del Piles a San Pedro

Un amplio dispositivo especial de prevención veló por la seguridad en los Fuegos | El paseo marítimo se cerró al tráfico una hora antes de la descarga de pólvora para impedir el paso a vehículos no autorizados

P. LAMADRID / L. FONSECAGIJÓN.-

La fachada marítima es el epicentro del acontecimiento lúdico por excelencia de la Semana Grande gijonesa, dado que allí se concentra, cada año, el grueso de los espectadores. Por ello, el dispositivo especial de prevención se desplegó, en mayor medida, en ese punto. Una hora antes del inicio de los Fuegos, agentes de la Policía Local cortaron el tráfico para dejar el Muro aislado, al igual que sus accesos, para evitar que vehículos no autorizados pudieran irrumpir en la vía. Una medida acorde con el nivel 4 de alerta antiterrorista vigente, que establece que el peligro de ataque es alto. Ni siquiera a quienes iban en bicicleta les dejaban pasar a las zonas desde donde el público seguía los Fuegos. Había que bajarse de la misma y seguir caminando con el vehículo ‘colgado’ del brazo. La Comisaría de Gijón reforzó la vigilancia y la seguridad esta madrugada con agentes que forman parte de tres brigadas: Seguridad Ciudadana (con personal de la Unidad de Prevención y Reacción, del Grupo Operativo de Respuesta y de Atención al Ciudadano), Policía Judicial (Grupo de Hurtos) y Extranjería. Asimismo, el operativo contó con el apoyo de agentes de la Jefatura Superior de Policía de Asturias y de la Unidad de Prevención y Reacción y de los Tedax (Técnico Especialista en Desactivación de Artefactos Explosivos). La presencia se dejaba notar, sobre todo, en las zonas de acceso a los lugares con mayor concentración de público. Todo para evitar cualquier tipo de incidentes. Había presencia policial hasta en la zona de El Musel.

La amplia participación de sanitarios en el operativo contribuyó a la rápida actuación para asistir a una espectadora que se sintió indispuesta mientras contemplaba el espectáculo pirotécnico a la altura de la escalera 9. El hecho de que el paseo estuviera cortado al tráfico en toda su longitud facilitó el acceso de la ambulancia, escoltada por la Policía, hasta el lugar.

Dada la elevada concurrencia que llena las calles del centro cada madrugada del 15 de agosto, la Policía Nacional ofreció una serie de recomendaciones a los ciudadanos. Se aconsejó, por ejemplo, «evitar hacer locuras para sacar una buena foto, ‘selfies’ absurdamente peligrosos que pueden perjudicar la reputación, la seguridad o las pertenencias de las personas». En este sentido, advirtió de la importancia de ser cautos con las grabaciones hechas con los móviles y su difusión en las redes sociales.

Fotos

Vídeos