El Muro de Gijón, herido

El fuerte oleaje deja desperfectos en varias escaleras por valor de 15.916 euros | Baldosas, barandillas y farolas engrosan el parte de daños por quinto año consecutivo. La mar se llevó además la arena del Tostaderu

Decenas de adoquines rotos, a los pies de la rampa de acceso a la escalera 2 de San Lorenzo. /J. PETEIRO
Decenas de adoquines rotos, a los pies de la rampa de acceso a la escalera 2 de San Lorenzo. / J. PETEIRO
ÓSCAR PANDIELLOGIJÓN.

El fuerte temporal que castiga la costa asturiana desde hace varios días ya se ha dejado notar en el paseo del Muro, que amaneció ayer con cuantiosos desperfectos en buena parte de su trazado. Según el concejal de Mantenimiento Urbano, Manuel Arrieta, los desperfectos que el oleaje ha dejado en el mobiliario urbano del paseo ascienden a 15.916 euros. Según el recuento de daños elaborado por los técnicos del Ayuntamiento, se han visto afectados 55,10 metros de barandillas, 18,45 metros de pasamanos, 13 de botaolas y una farola situada en la escalera 4.

Pasadas las cinco de la tarde del miércoles, la Policía Local precintó los accesos a la senda costera desde Campo Valdés hasta la escalera 3, el tramo comprendido entre la 4 y la 5, y un tramo de la 18 por la conjunción del temporal marítimo y de la pleamar. Las cintas de plástico, sin embargo, fueron evitadas por multitud de paseantes, que ignoraron la señalización de los agentes y la alerta naranja impuesta por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Las zonas más afectadas por el empuje de las olas fueron las escaleras 2, 3 y 4 (a Escalerona).

Para recuperar los tramos de pavimento más afectados, además, el Ayuntamiento acometerá la compra de 150 metros cuadrados de baldosas. Otro de los lugares en los que más se notó el intenso oleaje fue en el Tostaderu. Allí, la marea arrastró grandes cantidades de arena mar adentro.

Durante la tarde de ayer, la Policía Local decidió no cerrar el acceso al paseo, precintando únicamente la entrada a la Escalerona. Pese a que las olas volvieron a golpear con intensidad el paseo marítimo, decenas de curiosos volvieron a agolparse junto a las barandillas para observar el espectáculo natural. La escalera 18 –esto es, junto a la escultura ‘Sombras de Luz’, de Fernando Alba– fue uno de los lugares más socorridos para observar y fotografiar el paisaje.

Un mal reiterativo

Esta suma de desperfectos a causa del temporal no es nueva para el Muro, ya que desde 2014 los destrozos en distintos puntos del paseo han sido constantes. Así, en marzo de 2017, el mar arrancó quince metros de barandilla, 37,4 metros de tubería y más de cuarenta losetas. El golpe más duro al paseo, sin embargo, fue en 2014, cuando las olas cubrieron por completo la calle hasta el punto de llegar hasta la calle Menéndez Pelayo. La grabación de este hecho dio la vuelta a España.

Entre los incidentes registrados estos últimos días, destaca un hombre que se lesionó en la muñeca al caer al suelo merced del choque de una ola contra la escalera 18. En este aspecto, se aconseja evitar las inmediaciones del paseo cuando las autoridades así lo indiquen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos