«El Musel está muy bien preparado para prevenir posibles catástrofes»

Marlene Bartolomé se dispone a comenzar la charla. /  ARNALDO GARCÍA
Marlene Bartolomé se dispone a comenzar la charla. / ARNALDO GARCÍA

La capitana de la Marina Mercante Marlene Bartolomé impartió una conferencia sobre la protección de la biodiversidad marina

PABLO SUÁREZ GIJÓN.

«La mejor medida que se puede tomar ante un derrame de combustible es la propia prevención». Con esta afirmación comenzaba Marlene Bartolomé, licenciada en Marina Civil y capitán de la Marina Mercante, la conferencia que ayer ofreció en el Centro Municipal de El Coto sobre medidas para prevenir la contaminación del mar.

Una conferencia que se enmarca dentro del proyecto BluePorts, puesto en marcha por la Universidad de Oviedo con financiación del Ministerio de Economía y Competitividad, y que busca concienciar sobre los peligros de las invasiones biológicas marinas, que suponen una de las mayores amenazas para la biodiversidad mundial. «No solo los agentes de los puertos deben participar en las labores de protección del mar, también la sociedad en su conjunto juega un papel importante», afirmó Bartolomé, quien cuenta con una dilatada experiencia en alta mar.

La ponencia giró en torno a los principales tipos de contaminación marítima y la predicción del comportamiento de los mismos, así como los diferentes métodos que existen para su gestión y las distintas vías para que estos residuos sean eliminados. «Todos los barcos suponen el mismo riesgo de contaminación, desde los más grandes a los más pequeños. Muchas veces se tiende a señalar solo a los petroleros, cuando no es así», afirmó Bartolomé.

«La sociedad en su conjunto juega un papel muy importante de cara a proteger el mar»

A lo largo de la charla, también hubo tiempo de analizar los principales y más sonados accidentes marítimos que acabaron ocasionando daños, en algunos casos irreparables, en la biodiversidad.

El 'Prestige' y la flota

Casos como el del 'Urquiola', que derramó una gran cantidad de combustible al naufragar en las costas de Coruña; el 'Exxon Valdez', que quedó varado en un arrecife de Alaska vertiendo al mar toneladas de carburante; y el archiconocido 'Prestige', al que un golpe de mar partió en dos frente a las costas de Finisterre.

Precisamente, fue este último al que se refirió la ponente como el punto de inflexión para mejorar las políticas de prevención contra la contaminación marítima. «En la catástrofe del 'Prestige' influyeron sobre todo razones políticas. Sin embargo, quizás la única consecuencia favorable fue la ampliación de la flota de Salvamento Marítimo para la lucha contra la contaminación», concluyó.

La profesora del área de Ciencias y Técnicas de Navegación no dudó tampoco en afirmar que El Musel se encuentra de sobra preparado para combatir cualquier tipo de catástrofe marítima. «Los equipos garantizan una gran protección», aseveró.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos