El Musel cede la dársena de Fomento para construir un centro náutico

Reunión del consejo de administración de la Autoridad Portuaria. / PURIFICACIÓN CITOULA

La Autoridad Portuaria declara desiertas las subastas del campo de fútbol de Jove y de sus antiguas oficinas en Claudio Alvargonzález

I. VILLAR GIJÓN.

El consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Gijón aprobó ayer otorgar al Ayuntamiento una concesión para la ocupación del «testero del espigón central de Fomento», con el objetivo de explotarlo «como zona de varada de embarcaciones y desarrollo de actividades náutico-deportivas». Se despeja así el camino para la construcción de un gran equipamiento dedicado a los deportes relacionados con la mar, una vieja aspiración que este año se ha visto potenciada a través de los presupuestos participativos.

Una de las dieciséis propuestas de inversión que han pasado a la última fase de ese proceso, y que fue presentada por la regatista olímpica Ángela Pumariega, es la construcción de «un centro náutico municipal» que dé cabida a un amplio abanico de disciplinas como la vela, el surf, el submarinismo, el paddle surf, el kayak de mar, el windsurf y la pesca deportiva, entre otros. Para atender esta demanda, dado que el actual edificio municipal gestionado por la federación de vela «no alcanza para cubrir las necesidades de los distintos deportes náuticos», sería necesaria la construcción de un nuevo inmueble con oficinas y almacenes con una superficie aproximada de 2.000 metros cuadrados y cuyo coste rondaría los 2,5 millones de euros. Aunque los presupuestos participativos aún están pendiente de la votación popular final, abierta en internet hasta el 9 de octubre y en la que también se podrá participar de forma presencial del 16 al 21 de octubre, el acuerdo de la Autoridad Portuaria garantiza la disponibilidad de suelo en el espigón para levantar este centro náutico si la propuesta sale adelante o el Ayuntamiento decide acometer la inversión independientemente del proceso participativo.

756.088 euros

Por otra parte, el consejo de administración del Puerto acordó declarar desierta la venta de tres parcelas adyacentes a la calle Francisco Eiriz de Jove, entre las que se encuentra la que ocupa el campo de fútbol del Club Puerto de Gijón. Los terrenos suman 16.100 metros cuadrados y salieron a subasta con un precio mínimo de 756.088 euros. Pese al interés manifestado por el Club Natación Santa Olaya de hacerse con este suelo, en particular las instalaciones deportivas, finalmente no se ha recibido ninguna oferta. El Ayuntamiento, en cumplimiento de un acuerdo plenario, ya ha iniciado conversaciones con la Autoridad Portuaria para intentar comprar el campo de fútbol, aunque pide para ello una retasación del suelo. El objetivo es mantener la actividad deportiva en este espacio.

Tampoco ha aparecido comprador para la antigua sede portuaria de la calle de Claudio Alvargonzález, donde un inversor llegó a plantear sin éxito un alquiler con opción a compra para su reconversión en hotel de cinco estrellas. La subasta del inmueble, para el que se había fijado un precio mínimo de 3.580.000 euros, se cerró a mediados de julio sin recibir ninguna puja y ayer el consejo la declaró desierta de forma oficial. Ahora «se consultará a Puertos del Estado la posibilidad de proceder a sucesivas subastas o, en su defecto, qué procedimiento debería seguirse para cumplir con el objetivo de venta perseguido».

Sí ha encontrado comprador la parcela de 2.395 metros cuadrados anexa al parque de vías de Aboño, que será vendida a Cementos Tudela Veguín, propietaria a su vez de los terrenos colindantes. La empresa del grupo Corporación Masaveu fue la única que presentó una oferta, de 41.000 euros. Igualmente, se acordó iniciar los trámites para vender a EBHISA, por un precio de 7,3 millones de euros, los dos pórticos descargadores y nueva cazos bivalva propiedad de la Autoridad Portuaria. Aprobadas la tasación y las condiciones de la operación, ahora se solicitarán informes sobre la misma a la Intervención General del Estado y la Abogacía del Estado antes de plantear en una nueva reunión del consejo la adjudicación definitiva.

Drones para inspección

Por otra parte, se aprobaron los pliegos para la puesta en marcha de un servicio comercial de vuelos de drones. Muchas empresas utilizan estos aparatos para la inspección aérea de sus instalaciones, lo que representa un nuevo nicho de negocio para el puerto, que no descarta en el futuro extender esta oferta al uso de drones submarinos.

Otro acuerdo fue otorgar a Marítima del Principado, en régimen de concesión, el espacio existente entre los tinglados I y II de la explanada de la Figar para la construcción y explotación de una nave para «almacenamiento, entrega y recepción de mercancías con origen en la carga y descarga de buques en el puerto». Lo mismo se decidió con respecto al tinglado 'nave talleres', entregado en concesión a Bergé Marítima para los mismos usos. Se abrirá además otro concurso para la concesión, con el mismo fin, del tinglado 'L.M.3 3', de 5.000 metros cuadrados.

Finalmente, presentaron los últimos datos de actividad, que cifran en un 11% el incremento del tráfico portuario en lo que va de año. La importación de coque creció un 50% y los contenedores un 18%.

Fotos

Vídeos