El Musel recaudó 40 millones en seis años, el 5,6% del coste de la ampliación

Tráfico de graneles con grúas móviles en el muelle norte.
Tráfico de graneles con grúas móviles en el muelle norte. / J. PETEIRO

En 2016 se movieron por los nuevos muelles 2,5 millones de toneladas, el 13,6% del tráfico marítimo total

E. C. GIJÓN.

La Autoridad Portuaria de Gijón lleva recaudados 40 millones de euros en los muelles de la ampliación desde que entraron en servicio, en 2011, según los datos recogidos en la memoria de actividad de la misma correspondiente a 2016.

El organismo detalla en dicho balance que, de los 18,4 millones de toneladas movidas en el pasado ejercicio, incluida pesca y avituallamientos, 2,5 millones de toneladas pasaron por los nuevos muelles, lo que equivale al 13,6% en términos porcentuales. Conforme a esos datos, El Musel habría recuperado en los seis primeros años de funcionamiento de la ampliación el 5,6% del precio abonado a la constructora, que fue, conforme a la liquidación aprobada por el Consejo de Administración, de 709,02 millones, incluido el sobrecoste y 85,67 millones de actualización de precios, incremento preceptivo en las obras de carácter plurianual, es decir, que se ejecutan y pagan a lo largo de varios años.

Las amortizaciones de diques y muelles se realizan conforme a una estimación de vida útil de cincuenta años. Tan corto plazo ha provocado discrepancias entre El Musel y Puertos del Estado, además de pérdidas importantes en la contabilidad. Si se mantuviera la media de ingresos de 6,6 millones anuales, que es lo que significa la recaudación de 40 millones en seis años, al cabo de los 50 años se habrían facturado 330 millones de euros, menos de la mitad del coste total.

47 autorizaciones

Se da la circunstancia de que las dos principales fuentes de ingresos portuarios proceden del espacio de dominio público ocupado y del tráfico desarrollado (tasas al buque y a la mercancía). En el caso de la ampliación, la ocupación principal, en régimen de concesión, corresponde a la regasificadora, que se encuentra inactiva, mientras que los tráficos no se desarrollan en concesiones, sino mediante autorizaciones temporales y por el tiempo imprescindible para el embarque de la mercancía o la descarga y el levante.

Eso es así porque las empresas que realizan operaciones de movimiento de graneles sólidos en el Muelle Norte consideran que su actividad no es suficientemente continuada como para rentabilizar el coste de una concesión.

La Autoridad Portuaria de Gijón, según la citada memoria, otorgó durante el pasado año un total de 47 autorizaciones a cinco operadores distintos para trabajar en terrenos de la ampliación. Dichas autorizaciones supusieron la ocupación temporal de 118.162 metros cuadrados y proporcionaron 188.754 euros de ingresos, además, como es natural, de las ya aludidas tasas al barco y a la mercancía.

Ni que decir tiene que la entrada en servicio de la regasificadora multiplicaría el tráfico marítimo en la ampliación, pero el Gobierno entiende que faltan proyectos concretos para usarla para almacenamiento.

Fotos

Vídeos