Niños de ocho años sincronizan a nado con la igualdad

Niños de ocho años sincronizan a nado con la igualdad
Los niños del colegio Cervantes en las piscinas de Moreda-Natahoyo. / JORGE PETEIRO

El colegio Cervantes y el Patronato Deportivo educan a 30 alumnos con la práctica de un deporte con etiqueta femenina

LAURA CASTRO GIJÓN.

«Eso de que hay deportes para chicas es mentira». Así lo aseguró Marcos Álvarez, de 8 años. Tiene claro el mensaje que le quieren transmitir desde su colegio, el Cervantes, y desde el Patronato Deportivo. Y como él, otros treinta alumnos de tercero de Primaria, quienes recibieron ayer su segunda clase de natación sincronizada en el complejo deportivo Moreda-Natahoyo.

Este centro escolar lleva muchos años trabajando para educar en igualdad y fomentando el deporte entre sus estudiantes -este año recibieron un premio europeo por su promoción deportiva-, por lo que era cuestión de tiempo que acabaran conjugando ambas cosas. «El Patronato Deportivo siempre ofrece programas complementarios. Este año propusieron la natación sincronizada y no lo dudamos. Queríamos probar y demostrarles que el deporte no entiende de género», explicó la directora del Cervantes, Geles García. El programa empieza con los estudiantes de tercero de Primaria, pero continuará con los de cursos superiores hasta acabar el mes de abril.

Un chico en la selección

Aplauden su idea las monitoras de la actividad, Rebeca y Claudia López, de 25 y 29 años respectivamente. Estas dos hermanas compitieron en el club SincroAstur cuando eran más pequeñas y ahora continúan ligadas a la natación sincronizada ayudando a fomentarla entre los escolares. «Cuando yo competía solo había un chico. Todas nos quedábamos mirándole y lo hacía genial. De hecho, ahora está en la selección española», relató la más joven.

Una forma de pensar que compartían los pequeños del Cervantes. Luis Miguel Lancina no quiso participar en la primera clase y prefirió verlo desde la grada. «No tenía muy claro cómo iba a ser la natación sincronizada y me dio miedo. Es muy diferente a la normal, pero ahora que la he probado me gusta. No me importa que haya chicos y chicas en este deporte. El agua es para todos y podemos disfrutar por igual», señaló el pequeño de 8 años.

Complementan la iniciativa con trabajos lectivos acerca de la mujer en el deporte. «Les mostramos ejemplos de grandes deportistas que marcaron un antes y un después en la historia», comentó la directora.

Detectar micromachismos

La directora del colegio Cervantes recalcó la oportunidad de llevar a cabo actividades desde edades tempranas. «Es importante empezar a educarles en igualdad desde que nacen. No es un trabajo de un par de días ni tampoco ves los resultados sobre la marcha», explicó Geles García. Añadió que «no se puede bajar la guardia», pues en cuanto han dejado de insistir, empezaron a detectar micromachismos entre los alumnos.

Por eso, mantienen una línea de trabajo constante durante todo el año dentro del proyecto 'Otras miradas. Educando en Igualdad y prevención de la Violencia de Género', iniciativa del Centro de Profesorado y Recursos de Gijón-Oriente y la Oficina de Políticas de Igualdad del Ayuntamiento. Dentro de él se incluyen, por ejemplo, la creación de pequeñas cuñas de radio que realzan la figura de la mujer en ámbitos como la cultura y la ciencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos