Nómada por un planeta más verde

Hutchinson, en el centro, rodeado de los alumnos de cuarto de Primaria del Miguel de Cervantes. /  ARNALDO GARCÍA
Hutchinson, en el centro, rodeado de los alumnos de cuarto de Primaria del Miguel de Cervantes. / ARNALDO GARCÍA

Martin Hutchinson acumula doce años de lucha medioambiental por todo el mundoRecién llegado a Gijón en bicicleta con su perro Starsky, este bombero inglés impartió una charla a los alumnos del colegio Miguel de Cervantes

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

La vida del bombero británico Martin Hutchinson dio un giro radical hace doce años. Fue entonces cuando decidió dejar su rutina a un lado para embarcarse en un viaje a pie por Latinoamérica. El objetivo, concienciar a la población local de la importancia de conservar el medio ambiente: ya sea a través de una movilidad sostenible o con una reducción drástica del consumo del plástico. Después de su periplo sudamericano, el camino de Hutchinson se centra ahora en la península Ibérica, que recorre en bicicleta y en compañía de su perro Starsky, al que decidió adoptar después de encontrarle sin hogar en el Algarve.

Este trotamundos, conocido como el 'caminante verde' por allí donde ha dejado su huella, estuvo ayer en el colegio Miguel de Cervantes charlando con los alumnos de cuarto de Primaria. Durante el encuentro, Hutchinson enseñó una muestra de los numerosos vídeos grabados por él: desde un volcado de cientos de kilos de basura al río Amazonas hasta la recogida de cientos de tapones y bastoncillos en las arenas de una playa gallega.

El plástico

«Para fabricar una botella de plástico de un litro de agua hace falta otro litro de agua. Para un coche, más de siete toneladas. Hay que reducir drásticamente el consumo que realizamos para cuidar el planeta. Y todo nace de la incitativa de cada uno», subrayó.

Hutchinson se encuentra alojado estos días en el camping de Deva. Su primera cita en la villa de Jovellanos estaba prevista con 30 Días en Bici. Sin embargo, la intensa lluvia impidió que el encuentro pudiese llegar a buen puerto. «Estamos intentado organizar algo para estos días», aclaró. Mientras dure su estancia en Gijón -planea estar una semana-, está abierto a participar en más encuentros como el que tuvo lugar ayer. En su periplo latinoamericano, de hecho, visitó más de 600 escuelas en los más de 34.000 kilómetros que recorrió.

A lo largo del encuentro de ayer, los niños pudieron entrevistar a este peculiar nómada, que cuenta con numerosas anécdotas y experiencias de sus viajes. Aunque la hospitalidad y los gestos de altruismo han sido constantes en estos años, Hutchinson cuenta con humor varias situaciones en las que llegó a temer por su vida. En Argentina, por ejemplo, sus críticas medioambientales llegaron a la prensa desvirtuadas. El conflicto de las Malvinas, explica, se usó en contra del viajero inglés y las amenazas hicieron que tuviese que ser evacuado de la población en la que se encontraba.

La «inacción» política

Ante las preguntas de los escolares gijoneses, el británico reconoció que «estamos cerca de llegar al punto de no retorno» en materia medioambiental. La «inacción» de la clase política, según explicó, está llevando a perder recursos naturales y especies animales. Los ejemplos que mostró fueron lo suficientemente gráficos: albatros, vacas o ballenas aparecen en muchos puntos del globo con grandes cantidades de plástico en el estómago. «El buen acto de hoy es el que marca el futuro. Tenéis que ir a vuestras casas y decidles vuestros padres que si no reciclan tienen que hacerlo ya. Seguro que os harán caso», concluyó el bombero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos