Norsider presenta una «oferta en firme» para ser la primera empresa que se instale en la ZALIA

Imagen aérea de parte de los terrenos de la ZALIA, atravesados por la línea de ferrocarril de ancho ibérico. / E. C.
Imagen aérea de parte de los terrenos de la ZALIA, atravesados por la línea de ferrocarril de ancho ibérico. / E. C.

La firma, radicada en el polígono de Somonte, prevé ampliar su gama de productos en la nueva zona logística

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

Si todas las negociaciones van por su cauce normal, Norteña de Comercialización Siderúrgica, S. A. (Norsider) será la primera empresa en instalarse en la Zona de Actividades Logísticas e Industriales de Asturias (ZALIA). La firma, fundada en 1979, tiene sus instalaciones centrales en el polígono de Somonte y cuenta con una delegación en Constantí (Tarragona). Norsider está especializada en la distribución y comercialización de chapa gruesa en acero al carbono y suministra ese material para construcción metálica, calderas y recipientes a presión, además de para construcción naval, con una importante presencia no solo en España sino también en mercados tan importantes como Portugal, Francia, Marruecos o Brasil.

Ahora ocupa una parcela de unos 11.000 metros cuadrados en el polígono de Somonte y espera trasladarse a una de 30.000 metros cuadrados en la ZALIA, si bien en un primer momento su intención era ubicarse en terrenos aledaños al puerto de El Musel. No se trata de un mero cambio de ubicación, sino de una ampliación de las instalaciones para «otros productos», según confirmó su propietario, José Gutiérrez.

Norsider ha presentado una «oferta en firme» para adquirir terrenos en la zona logística, aunque la operación todavía está pendiente de la retasación de las parcelas que está llevando a cabo la consultora Aguirre Newman y que se prevé esté lista en el plazo de dos semanas. Norsider pretende tomar la decisión definitiva antes de que finalice el año y, tal y como publicó EL COMERCIO el pasado martes, la inversión de la empresa será superior a los seis millones de euros para crear un centro logístico que daría empleo a un centenar de personas.

Esta es la única opción seria de compraventa que, por el momento, tienen los responsables de la ZALIA encima de la mesa. Otro empresario tiene en mente otro proyecto, pero muy a largo plazo, en el caso de que llegara a consumarse. Se trata de una iniciativa de Macario Fernández, presidente de Asturiana de Laminados (Asla), quien indicó que «es algo que está tan verde que ni merece la pena hablar de ello». Asegura que se trata de algo «muy prematuro», porque tiene que afrontar antes otros proyectos importantes para la compañía, como es la ampliación de sus actuales instalaciones en el polígono de Villallana (Lena), donde tiene en construcción una gran nave, aprobada recientemente por la junta de gobierno del Ayuntamiento de Lena pero que aún no cuenta con el visto bueno de la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio de Asturias (CUOTA). Otro de sus proyectos más inmediatos es la compra a Hunosa de la antigua escombrera de Reicastro, en Mieres.

Pero para que el primero de estos proyectos sea una realidad, primero es necesario adecuar los precios de las parcelas de la zona logística a la realidad del mercado. En ello trabaja Aguirre Newman después de que los socios de la ZALIA -Principado, ayuntamientos de Gijón y Avilés y puertos de Gijón y Avilés- se dieran cuenta de que los precios no eran lo suficientemente atractivos para las empresas, que veían con mejores ojos las ofertas de otros polígonos industriales del País Vasco y de Castilla y León. El precio medio del metro cuadrado en la zona logística asturiana es de unos 80 euros, mientras que en las regiones citadas es de poco más de la mitad. En un principio, la ZALIA sacó a comercialización los terrenos a precios de entre 130 y 185 euros por metro cuadrado para bajarlos años más tarde a entre 100 y 125. Hasta el momento, el único compromiso de compra fue el formalizado por la patronal del transporte Asetra hace unos años, con una inversión de 700.000 euros por 5.000 metros cuadrados.

Nuevos accesos

Para que las empresas decidan instalarse en los 700.000 metros cuadrados ya urbanizados de la primera fase de la zona logística que actualmente solo albergan una importante colonia de plumeros de la Pampa son muy importantes unos buenos accesos a las principales vías de alta capacidad y al puerto de El Musel. Este gran problema está en vías de solución. A principios de verano el Ministerio de Fomento comenzó las obras para el desdoblamiento de la carretera GJ-10, entre el enlace con la 'Y' en Lloreda y la glorieta de Veriña, con 3,46 kilómetros de longitud, un plazo de ejecución de 39 meses y una inversión de 43,7 millones de euros. Esa obra incluye, además, parte del ramal del que arrancará al nuevo acceso a El Musel por Jove, de 2,5 kilómetros de longitud, cuya redacción del proyecto acaba de ser adjudicado por la Autoridad Portuaria de Gijón a la ingeniería Getinsa Euroestudios. Durante los próximos seis meses esta empresa trabajará tomando como base el proyecto redactado en 2011 y que nunca llegó a ser aprobado por el Ministerio de Fomento. El coste de esta obra se estima en 78 millones de euros.

La tercera pata de los nuevos accesos la conforma la carretera convencional que se construirá entre La Peñona y la ZALIA, adjudicada en verano a San José Constructora por 15,96 millones de euros y un plazo de ejecución de 22 meses. Eso sí, dependiendo de la evolución de los tráficos y de la disposición presupuestaria, no se descarta desdoblarla en un futuro.

Temas

Zalia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos