Nuberu, la guinda a la fiesta celta de Granda

Nuberu, en la Noche Celta de Granda. En la imagen, Chus Pedro y Manolo Penayos.
Nuberu, en la Noche Celta de Granda. En la imagen, Chus Pedro y Manolo Penayos. / JOAQUÍN PAÑEDA

Montevil tuvo «mucha gente joven» en su comida vecinal y Trubia se dio a la fabada

E. C. GIJÓN.

Una intensa participación vecinal y la divulgación de las tradiciones fueron protagonistas en las fiestas de Montevil, Trubia (Cenero) y Granda, donde se prolonga hasta esta noche. Si la fabada fue ayer el plato central en Trubia tras la ofrenda de los panes, Montevil organizó una comida de hermandad en la que no hubo servidores ni servidos, ni menú común elaborado por unos pocos para ofrecer a todos los asistentes. Cada cual comió lo que entre los propios vecinos aportaron en un ambiente de colaboración y con el dato destacado por la vicepresidenta vecinal, Mar Vázquez, de que asistió «mucha gente joven».

Montevil es un barrio joven, con muchos habitantes jóvenes y que quiere conjugar en sus fiestas la hospitalidad a cuantos quieren divertirse con atractivos compartidos por propios y extraños. La agrupación vecinal agrupa ya a unas 1.400 familias.

De Granda, históricamente una de las romerías populares más afamadas de Gijón, el presidente vecinal, Félix Gómez, quiso hacer hincapié en que cerca de un centenar de vecinos «echan una mano» en la organización del festejo, ya sea a la hora de atender la barraca o de limpiar el campo cuando todo acaba. «Son muy pocos los que se quedan al margen y cualquier edad es buena para participar».

En esas condiciones, Gómez habla con el mismo entusiasmo de una tranquila y apacible velada en la madrugada del domingo como de actos de más compleja organización, caso de la XXI Noche Celta, que ponía anoche la guinda con Salón Bombé, Irish Treble y Nuberu, la mítica banda de Chus Pedro.

Fotos

Vídeos