La nueva licitación de la pasarela de Nuevo Roces, a la espera del remanente

La junta de gobierno deja sin efecto una ayuda a fachadas de 149.000 euros que aprobó en enero, al no haber fondos en la prórroga para pagarla

I. VILLAR GIJÓN.

Los vecinos de Nuevo Roces tendrán que esperar a la incorporación del remanente de 2017 para ver licitados de nuevo los trabajos de diseño y construcción de una pasarela para peatones y ciclistas sobre la ronda que conecte el barrio con el camín de Arbesú, junto a los depósitos de Roces. Así lo afirmó el portavoz de la junta de gobierno, Fernando Couto, quien no obstante confió en que este trámite pueda cumplirse «en las próximas semanas». La instalación de esta pasarela, una vieja demanda de Nuevo Roces, fue la propuesta que más apoyo recabó en el proceso de votación popular abierto a finales de 2016 para elegir parte de las inversiones que debían realizarse en 2017. Los trabajos salieron a licitación en noviembre con un presupuesto de 600.000 euros, pero el concurso quedó desierto al descartar las dos ofertas presentadas, una por no aportar documentación relacionada con su solvencia técnica y financiera y la otra, una unión temporal de empresas, porque uno de los socios carecía de un sello sobre gestión sostenible de la madera.

Cuando se inicie el nuevo proceso las bases serán ligeramente diferentes a las que rigieron en el anterior intento, después de que ayer la junta de gobierno aceptara un recurso presentado por el Colegio de Arquitectos de Asturias para incluir entre las condiciones referentes a la habilitación profesional la titulación de Arquitecto Superior con 10 años de experiencia en redacción y ejecución de puentes de madera de dimensiones similares.

Donoso Cortés

Por otra parte, la junta de gobierno decidió dejar sin efecto el acuerdo adoptado por este mismo órgano el pasado 9 de enero en el que aprobaba una ayuda de 149.494 euros a la comunidad de propietarios del número 7 de Donoso Cortés para la rehabilitación de la fachada y la cubierta del edificio. El gasto se había comprometido con cargo a los presupuestos de 2017, pero la Tesorería General rechazó posteriormente los documentos contables que debían autorizarlo «porque el acuerdo de la junta de gobierno es posterior a la vigencia de ese presupuesto». Dado que el Ayuntamiento se encuentra además en situación de prórroga y la partida correspondiente a las ayudas a fachadas carece de fondos «no se puede realizar la disposición del gasto para conceder la subvención». Deberá aprobarse nuevamente cuando exista dotación presupuestaria.

La concesión de esa ayuda se hizo en la misma sesión de la junta de gobierno en la que se aprobó dejar en suspenso las bases del programa de fachadas y paralizar la admisión de solicitudes hasta que se elaboren unas nuevas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos