Así será el nuevo Hospital de Cabueñes

El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, asegura que «Cabueñes vivirá con esta ampliación la mayor transformación de sus 50 años de historia»

LAURA FONSECA / LAURA MAYORDOMOGijón

«Uno de los mayores retos sanitarios tras el nuevo HUCA y Mieres». Así se ha presentado esta mañana el proyecto de ampliación del Hospital Universitario de Cabueñes, con el que duplicará la actual superficie al pasar de seis hectáreas. El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, ha asegurado que el proyecto supondrá para el centro sanitario «la mayor transformación de sus 50 años de historia», al tiempo que recalcaba el significado de la obra como un «gran compromiso» de la sanidad pública.

En el acto, que ha tenido lugar en el hospital gijonés, ha estado presente, además del consejero, la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, el vicealcalde, Fernando Couto, representantes municipales de los ayuntamientos de Villaviciosa y Carreño, y una gran parte de la cúpula sanitaria, entre ellos, el gerente del HUCA, Luis Hevia, que también fue gerente de Cabueñes cuando se construyó hemodinámica, y el gerente del Valle del Nalón, Tácito Suárez, anterior gerente del Sespa.

El diseño funcional del plan persigue favorecer la accesibilidad, la conexión con la docencia y la formación continuada, el uso intensivo de las nuevas tecnologías y un sistema organizativo que facilite las relaciones y circulaciones entre servicios. El nuevo hospital estará orientado al logro de objetivos como la ambulatorización de procesos, la alta resolución, la confortabilidad de los usuarios, la seguridad, la calidad, la mejora continua y la sostenibilidad económica y medioambiental.

El contrato de redacción del plan director y el proyecto de ejecución, así como de la dirección facultativa de las obras de la primera fase de ampliación y reforma fueron adjudicados por un importe de 694.000 euros. Esta iniciativa, que cuenta con subvención del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder), se desarrollará en dos fases que permitirán pasar de los actuales 60.000 metros cuadrados del centro sanitario a más de 114.000, de los que 96.000 serán de uso hospitalario.

En la primera fase se construirá un nuevo edificio anexo al inmueble actual en la zona este, además de otro de carácter industrial que albergará las instalaciones de climatización y calderas. También se ejecutarán las galerías que conectarán las nuevas dependencias con las antiguas, así como la urbanización del entorno. Está previsto que el proyecto de ejecución de la primera fase salga a licitación en el primer trimestre de 2018 y que las obras comiencen antes de finalizar el ejercicio, de modo que las nuevas instalaciones podrían entrar en servicio en 2021. La inversión ronda los 38 millones de euros.

La segunda fase abordará la reforma integral del edificio de hospitalización. Así, se construirá un inmueble donde ahora se ubican las consultas externas, que será una prolongación del planificado en la primera fase, y se completará la urbanización de la zona. Antes de la construcción de este nuevo bloque será necesario demoler el que actualmente acoge las consultas, que es la parte más antigua de todo el complejo. La ejecución de estos trabajos supone un gran reto, ya que habrá que simultanear las obras con la actividad del centro asistencial.

El nuevo edificio, clave de la reforma

El edificio de ampliación que se levantará en la primera fase es la clave de la reforma. La propuesta recogida en el plan director cambia de manera importante las dimensiones previstas en el proyecto que se presentó en mayo al Ayuntamiento de Gijón, dado que se pasa de un edificio de 15.000 metros cuadrados a otro de más de 49.000, de los que 37.500 se destinarán a uso asistencial.

Este aumento del espacio responde a criterios técnicos y funcionales e implica nuevas actuaciones, además del adelanto de otras previstas inicialmente para la segunda fase. De este modo, se abordará la construcción de las zonas de esterilización, farmacia y laboratorios, lo que permitirá dar continuidad a estos servicios y que su actividad no tenga que interrumpirse.

El nuevo edificio tendrá seis alturas, aunque contará con ocho plantas en total, seis de ellas asistenciales y dos técnicas: climatización, redes de comunicación y otros suministros. La organización de los servicios supondrá un salto cualitativo en accesibilidad y confortabilidad para usuarios y profesionales, y permitirá redimensionar las distintas áreas.

Fotos

Vídeos