Nuevo Roces estrena una sede vecinal «que nos servirá para hacer barrio»

Los vecinos de Nuevo Roces, con representantes de todos los grupos políticos en la inauguración. / A. GARCÍA
Los vecinos de Nuevo Roces, con representantes de todos los grupos políticos en la inauguración. / A. GARCÍA

«Nuestras necesidades no se olvidan con una entrega de llaves», advierte la asociación durante la inauguración del edificio

I. VILLAR GIJÓN.

Una hilera de pañuelos verdes hizo las veces de cinta de inauguración. El mismo color que el de las camisetas con las que ayer, una vez más, los miembros de la asociación de vecinos reivindicaban que 'Nuevo Roces también es Gijón'. Era una jornada de celebración, con la apertura oficial de puertas de la nueva sede vecinal, entregada hace quince días pero a la que aún se le han tenido que ir puliendo algunos defectos y que, por ejemplo, aún no tiene operativo el cajero ciudadano. Pero los vecinos no desaprovecharon la oportunidad para recordar que las administraciones aún tienen varias cuentas pendientes con el barrio. «Nuestras grandes necesidades no se olvidan con la entrega de unas llaves», recordó la vicepresidenta de la asociación, Tania Gordaliza, que situó entre las prioridades del barrio la apertura de un centro de salud y la construcción de accesos peatonales. Celebró, no obstante, poder contar al fin con un lugar que pueda servir de punto de encuentro de todos los vecinos «y nos permita hacer barrio».

El edificio cuenta con aseos, un pequeño almacén, un par de despachos y dos amplias aulas, una de ellas compartimentable. La asociación ya tiene programado para mediados de febrero el inicio del primer taller, de suelo pélvico, en colaboración con la Oficina de Igualdad.

La concejala Ana Braña, encargada de inaugurar la sede, pidió disculpas por el retraso en la construcción del edificio, cuyas obras sufrieron un parón y tuvieron que volver a ser adjudicadas a una segunda empresa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos