«Nunca en mi vida vi a nadie pegar así; si nos engancha bien nos mata»

El acusado, junto a la traductora que lo asistió. / AURELIO FLÓREZ
El acusado, junto a la traductora que lo asistió. / AURELIO FLÓREZ

El ciudadano inglés acusado de agredir a dos camareros en un pub de Rufo García Rendueles pide disculpas a uno en el juicio por haberle roto los dientes

O. SUÁREZ GIJÓN.

«Por suerte no me enganchó bien, porque si no me mata». La declaración de los dos camareros de un pub de la avenida de Rufo García Rendueles agredidos por un ciudadano inglés fue contundente: «Nunca jamás en mi vida vi a nadie pegar semejante puñetazo. Mi compañero cayó al suelo en dos segundo». El ataque se produjo la madrugada del 10 de agosto de 2015 cuando el ahora procesado se encontraba en el establecimiento en compañía de un amigo. «Estaban tomando copas y en un momento dado invitaron a una ronda a una mesa de al lado, él pagó 30 euros y al poco tiempo vi que se marcha, y todavía tenía 100 euros por pagar. Salí de la barra para decirle que tenía que pagar la cuenta y sin prácticamente hablar me pegó un puñetazo», relata una de las víctimas.

Sin embargo, la peor parte se la llevó su compañero. «Estaba en la cocina y escuché voces, cuando salí y me acerqué, sin mediar palabra me dio un puñetazo que me tiró al suelo, me rompió dos dientes...», relató el otro denunciante ante el magistrado Bernardo Donapetry, presidente de la Sección Octava de la Audiencia Provincial. En el juicio que se celebró ayer el primero en declarar fue el procesado. Lo hizo con la ayuda de una intérprete de inglés y para reconocer los hechos que pesaban sobre él. «Pido disculpas por lo que pasó», dijo este trabajador de la construcción que se encontraba de vacaciones en Gijón cuando acabó detenido.

Reparación parcial del daño

El fiscal redujo la solicitud de la condena de los dos años iniciales a un año y tres meses de cárcel al apreciar el atenuante de reparación parcial del daño. El ciudadano inglés consignó antes de la vista oral 11.080 euros en concepto de responsabilidad civil.

El abogado de la defensa del procesado, a la vista del reconocimiento de los hechos por parte de su defendido, solicitó que se le condene a tres meses de prisión por el delito de lesiones. Durante el juicio declaró también como testigo uno de los policías nacionales que intervino en el arresto del sospechoso. «Se mostró en todo momento colaborador y no mostró ninguna reticencia», dijo.

Fotos

Vídeos