Objetivo: ni una colilla en las playas

José Orduña, coordinador de la campaña de Emulsa, le entrega un cenicero a César Robles.
José Orduña, coordinador de la campaña de Emulsa, le entrega un cenicero a César Robles. / J. PAÑEDA

Emulsa distribuye entre los bañistas cientos de ceniceros de plástico para intentar erradicar los restos de cigarrillos en la arena

O. SUÁREZ GIJÓN.

Ni una colilla abandonada en las playas del concejo. Puede sonar a utopía, pero es el objetivo que persigue la campaña de concienciación ciudadana puesta en marcha por Emulsa en San Lorenzo, Poniente y El Arbeyal. «Queremos que los usuarios de las playas conozcan los riesgos medioambientales y para la salud que representa el tabaco. Es un residuo plástico que si acaba en el mar puede afectar a los peces y por tanto repercutir negativamente en la salud de todos los ciudadanos, no solo de los fumadores», explicaba José Orduña, coordinador de la campaña y uno de los encargados de repartir los recipientes en forma de cono que se propone usar para tirar los restos de cigarrillos. Ocupan poco espacio, por lo que pueden llevarse sin problema a la playa. Su diseño facilita clavarlos en la arena y además cuentan con una tapa que evita se caiga la ceniza.

No es el primer verano que Emulsa distribuye en la calle estos ceniceros de plástico, que llevan grabado el lema 'Gijón, verde nos gusta más'. Por eso aunque para muchos ciudadanos era una novedad, otros ya estaban familiarizados con los recipientes. «Hace varios veranos me dieron uno de estos conos y lo usé muchísimo. Este año, después de bastante esfuerzo, he dejado de fumar, así que prescindiré de él», comentaba Eloísa Martínez, vecina de La Arena. En su opinión, «estas campañas no deberían hacerse solo para las playas, sino también para la calle, porque vas caminando y encuentras cientos de colillas tiradas por el suelo que dan mucha sensación de suciedad».

José Orduña advertía a los viandantes de que cada una que queda en la arena tarda entre ocho y doce años en descomponerse y las sustancias químicas que libera en el agua son altamente nocivas. «La gente piensa que no es lo mismo dejar una botella de plástico que una colilla, porque es más pequeña y no se ve, pero es igual o más perjudicial». En los próximos días Emulsa repartirá medio millar de ceniceros.

Fotos

Vídeos