Las obras de Marqués de San Esteban cortarán el tráfico en plena Semana Negra

Estado de los trabajos en la calle de Marqués de San Esteban. Gráfico
Estado de los trabajos en la calle de Marqués de San Esteban. / DANIEL MORA

El concejal Manuel Arrieta descarta que haya problemas al poder usarse Mariano Moré y Rodríguez San Pedro

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

Las obras de remodelación de la calle de Marqués de San Esteban están a punto de concluir. Tras seis meses de trabajos, la próxima semana se procederá a la renovación del pavimento de la calzada, lo que ocasionará cortes ocasionales al tráfico de vehículos. La previsión es que el lunes y el martes se proceda a realizar los trabajos de fresado de la capa superficial del pavimento. El lunes se hará entre el Museo del Ferrocarril y Pedro Duro, mientras que al día siguiente se trabajará entre el cruce con dicha calle y los Jardines de la Reina. En ambos días está previsto que los vehículos puedan circular, si bien se espera algún corte en el cruce con Felipe Menéndez.

El miércoles se destinará a aplicar la capa de aglomerado asfáltico en el primero de los tramos. Eso significa que será necesario cortar el tráfico completamente en Marqués de San Esteban, si bien los vehículos serán desviados por la calle del Pintor Mariano Moré. El jueves se asfaltará el segundo tramo, que también deberá ser cortado al tráfico. Además, se verá afectado de manera puntual el tránsito de vehículos por la calle de Felipe Menéndez. A continuación, solo quedarán las labores de pintado de la señalización horizontal para dar por concluidas las obras de transformación de tan importante vía.

Aunque se espera que estas obras de pavimentación no causen muchos problemas, su coincidencia con la celebración de la Semana Negra, festival que llega a concitar en diez días casi un millón de visitantes, los responsables municipales valoraron retrasarlas, pero finalmente decidieron no hacerlo. Así lo indicó ayer Manuel Arrieta, concejal de Atención a la Ciudadanía, Mantenimiento y Obras de la Zona Rural y Urbana, quien explicó que, «si lo retrasábamos, los plazos para finalizar la obra vencían y la empresa nos podía pedir una indemnización. Lo hablamos con los técnicos y decidimos que no tenía por qué haber ningún problema». El edil recuerda, no obstante, que El Natahoyo no quedará aislado del centro de Gijón, porque «se puede circular por Mariano Moré y Rodríguez San Pedro».

El Ayuntamiento optó por no retrasarlas para evitar superar el plazo de ejecución

Además, el grueso de estos trabajos se desarrollará por las mañanas y hasta media tarde, es decir, terminarán antes del flujo más intenso de visitantes hacia la Semana Negra. «Intentamos causar los menos perjuicios posibles», explicó el concejal, que apuntó que la intención es que la obra esté culminada para el Carmen, es decir, el próximo 16 de julio.

Manuel Arrieta también mostró su satisfacción por cómo está quedando la remodelación de Marqués de San Esteban, aunque no ocultó que hubo algunos problemas que hubo que solventar, como las lamas instaladas en el techo y el alumbrado led, que, «al principio, no daba una distribución uniforme de la luz y tampoco gustaba estéticamente. Pero se logró solucionar».

886.000 euros

Esta obra la está realizando la constructora Obrascón Huarte Lain (OHL) y tiene un presupuesto de ejecución de 886.000 euros. Se trata de un proyecto que tardó tres años en ponerse en marcha. En diciembre de 2013, el trabajo 'Unknow pleasures' ('Placeres desconocidos'), obra del arquitecto Pedro Mier Moral y el ingeniero de Caminos Ricardo Solar Vegas, ganó el concurso de ideas convocado por el Ayuntamiento de Gijón para renovar la vía. Fue necesario realizar algún cambio en el proyecto original, sobre todo para evitar la supresión de uno de los carriles de circulación. En noviembre de 2014 los trabajos fueron adjudicados a Contratas Mecuma, pero se revocó la decisión, lo que hizo necesario convocar un nuevo concurso. A mediados de 2016 se adjudicó definitivamente a la empresa OHL, que comenzó las obras el 10 de enero de este año.

Lo más destacado del proyecto es el ensanchamiento de las aceras de la zona de los arcos hasta los 2,33 metros, en el primer tramo, y hasta 3,45, en el segundo (supone la eliminación de los aparcamientos). Además, el ancho de los carriles de circulación se reduce a 3,15 metros. El techo en la zona de los arcos tiene láminas de color rojo y, cada tres metros, placas led que iluminan el suelo y el propio techo. El pavimento es de hormigón pulido.

Fotos

Vídeos