El traslado de las obras a la rotonda de Máximo González ralentiza el tráfico

Operarios de Alvargonzález, en la calle Vicaría. / PALOMA UCHA

La contrata ya ha asfaltado el tramo de Juan Carlos I entre el cruce de Cortes de Cádiz y el puente de la avenida del Príncipe de Asturias

Marcos Moro
MARCOS MOROGijón

El traslado de las obras al entorno de la rotonda del Padre Máximo González, donde confluyen la avenida de Juan Carlos I y Carlos Marx, generó ayer tráfico lento en momentos puntuales de aglomeración coincidiendo con el horario de entrada y salida a los colegios de la zona. El colapso no fue a mayores por las medidas adoptadas por la contrata CGS, que empezó por los accesos a la glorieta en el lateral que direcciona hacia Marqués de San Esteban. Ni siquiera hizo falta que la Policía Local se desplazase hasta el tajo.

La situación circulatoria por este punto sensible se puede complicar algo más a partir de hoy, cuando las máquinas utilizadas para el fresado de la capa de rodadura se meterán más de lleno en la propia rotonda. En cualquier caso, los operarios de la empresa trabajarán como vienen haciendo hasta ahora. Esto es, ocupando un carril de circulación y dando alternativas para que ninguna de las incorporaciones o salidas a la rotonda se vea afectada en su totalidad. De esta forma, los trastornos que se puedan producir en horas de mucho tránsito en este eje principal de conexión de la zona oeste con el centro urbano tendrán una incidencia menor.

Esta empresa, que lleva trabajando en la reparación de la calzada de Juan Carlos I desde el pasado mes de noviembre, acabó justamente ayer de aglomerar el tramo de avenida entre el cruce de Cortes de Cádiz y el puente de la avenida Príncipe de Asturias. La contrata acabará de pintar hoy. El corte de este tramo por la presencia de las máquinas fue el que más complicaciones en materia de tráfico provocó desde el inicio de las obras de reasfaltado, ya que obligó a desviar hasta tres líneas de autobuses durante dos días.

Los vecinos de El Llano protestan hoy por la apertura parcial del parque de La Serena

La ciudad sumó ayer un nuevo tajo en el barrio de Cimavilla, con el inicio de los trabajos previos de la remodelación de la calle Vicaría, consistentes en el montaje de las casetas de obra. Los trabajos, adjudicados en diciembre por 141.000 euros a Alvargonzález Contratas, para implantar la denominada plataforma única, tienen un plazo de ejecución de tres meses.

Por otra parte, los vecinos de El Llano han sido convocados esta mañana por la asociación Fumeru, entre las 10.30 y las 11 horas, para protestar por la apertura parcial el pasado viernes del parque de La Serena. La movilización será en el propio parque, que ya es accesible para el público, aunque quedan por instalar los juegos infantiles y una minipista deportiva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos