Ocho meses a la espera de los permisos para pintar la capilla

E. GARCÍA

El párroco de San Pedro, Javier Gómez Cuesta, aprovechó la homilía de ayer para pedir celeridad al Ayuntamiento en la gestión de los trámites necesarios para asegurar el buen mantenimiento de la capilla de Nuestra Señora de la Soledad, levantada en 1674. «Hace más de ocho meses que solicitamos los permisos y a día de hoy seguimos esperando», afirmó.

«Como la capilla es Bien de Interés Cultural necesitamos permisos especiales que igual llevan más tiempo», explicó el religioso.

«No obstante, no vamos a hacer ninguna cosa rara: pintarla y retejarla para conservarla, ya que siempre ha sido un lugar de devoción en este Gijón del alma y la fachada mira al mar y está muy expuesta», detalló Gómez Cuesta, quien data la última renovación hace ocho años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos