Ocho puntos para garantizar salarios y pensiones dignas a las mujeres

La alcaldesa preside el acto institucional del 8 de marzo en el Salón de Recepciones. / JOAQUÍN PAÑEDA

El Consejo de Mujeres reivindica la eliminación de la brecha salarial y pide la derogación de la reforma laboral, que «supone un retroceso»

EUGENIA GARCÍA GIJÓN.

Las reivindicaciones de las calles también entran en las instituciones. Una hora antes de que la marea violeta saliera de la plaza del Humedal, las asociaciones que conforman el Consejo de Mujeres de Gijón abarrotaban el Salón de Recepciones del Ayuntamiento para leer los tradicionales 8 puntos para el 8, que este año fueron dirigidos hacia los salarios y pensiones dignas.

Carmen Moriyón, en calidad de presidenta del colectivo de mujeres de Gijón, recordó el compromiso del Consistorio con «la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres». «Hoy más que nunca reivindicamos la igualdad de salarios y el fomento de la corresponsabilidad», aseguró la alcaldesa, que aludió al carácter «histórico» de la jornada dado su alto seguimiento.

Asimismo, repasó la trayectoria de un Consejo que durante cerca de treinta años «ha demostrado ser motor de cambio y progreso» y que «entiende que siguen existiendo motivos más que suficientes para la reivindicación de derechos de las mujeres». Bajo el eslogan 'Salarios y pensiones dignas', el colectivo de mujeres quiere aludir este 8 de marzo a la desigualdad entre los salarios, que «ocasiona situaciones de discriminación e interviene en la forma en que mujeres y hombres participan en el mercado laboral, así como en el modo en que éste les recompensa». Diferencias que «persisten en el tiempo» a pesar de las medidas realizadas hasta la fecha, que la alcaldesa calificó de «insuficientes e ineficaces». Esta situación conlleva, afirmó, unas consecuencias «muy negativas» para las mujeres tanto en los salarios como en las posibles prestaciones y pensiones que reciben. «Para cobrar una pensión de la misma cantidad, una mujer necesita trabajar once años y medio más que un hombre en un trabajo de igual valor», argumentó Moriyón, que aprovechó la ocasión para mencionar el descenso en el desempleo femenino durante el último año. «Tenemos 13.205 mujeres inscritas, 632 menos». No obstante, dijo, «no podemos quedarnos con un mal menor. A todas nos preocupa enormemente su situación». La regidora hizo hincapié en la necesidad de sensibilizar a la población para «mejorar el empleo, los salarios, las pensiones y la situación de las mujeres». Porque, insistió, «ninguna sociedad democrática lo será enteramente mientras más de la mitad de la población no tenga las mismas oportunidades».

«Desfeminizar la pobreza»

A continuación, las mujeres del Consejo pidieron igualdad «para desfeminizar la pobreza, para dignificar a las mujeres» y «conciliar para vivir en igualdad en la pareja, en la familia, en el trabajo y en la vida». «Exigimos la derogación de la reforma laboral, cuyas medidas tienen un efecto especialmente adverso en las mujeres. La subida del 25% es claramente insuficiente y un insulto a la dignidad de las pensionistas», clamaron. «Exigimos salarios dignos, la eliminación de la brecha salarial, el cumplimiento y desarrollo de la ley de Dependencia, pensiones y puestos de trabajo dignos, e incorporar al proyecto de igualdad educativa de Gijón un eje para tratar el enfoque de género en la elección de las profesiones». Por último, leyeron, «exigimos que la pobreza no tenga rostro de mujer». «Somos muchas más y podemos decidir: este es nuestro momento».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos