La Oficina de Igualdad plantea frenar el protocolo municipal contra las agresiones sexistas

Propone asumir el del Principado, con el rechazo de Xixón Sí Puede y el enfado de las asociaciones de mujeres por no consultarles la decisión

Chelo Tuya
CHELO TUYAGijón

La intención de la directora de la Oficina de Políticas de Igualdad del Ayuntamiento de Gijón, Feli Soria, de frenar el protocolo gijonés contra la agresiones sexistas ha encendido la mecha. Ninguna de la veintena de asociaciones que integran el Consejo de Mujeres de Gijón tenía noticias de que el protocolo gijonés, exigido por unanimidad en el Pleno de julio pasado y elaborado durante meses por técnicas y especialistas, hubiera quedado paralizado.

Sobre todo, porque el documento, adelantado por EL COMERCIO, fue aprobado por ese mismo ente el pasado 18 de enero. «Nos parece una falta de respeto para todas las entidades que se tomen decisiones unilaterales sin contar con nosotras. Sobre todo, en un asunto tan sensible y en el se ha trabajado tanto», aseguró Jessica Castaño, presidenta de la Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas de Asturias.

Otras entidades, como Cavasym, Forum Feminista y la Tertulia Feminista Les Comadres confirmaron su desconocimiento sobre el posible freno al plan, aunque acordaron «esperar a que Feli Soria nos lo explique». Y la aludida aseguró a EL COMERCIO que lo dicho horas antes «es una idea» y que no se llevará a cabo «sin contar con el Consejo de Mujeres ni comunicarlo a los grupos municipales».

Entre esos grupos, Xixón Sí Puede ya ha dejado claro que «no estamos de acuerdo en aplazar nuestro protocolo. Fue una petición que llevamos al Pleno, que se aprobó por unanimidad y que es perfectamente compatible con el regional». Así lo aseguró la concejala Nuria Rodríguez, quien considera que «la propuesta regional puede demorarse en el tiempo y la gijonesa ya está elaborada».

«No son excluyentes»

Una idea en la que coincide con Jessica Castaño. «No tienen por qué ser excluyentes. El de Gijón ya está hecho, ha costado mucho esfuerzo a quienes participaron en su elaboración y ya tiene el visto bueno. Solo falta ponerlo en marcha».

El protocolo gijonés está basado en cuatro pilares: ofrecer formación y concienciación a los jóvenes, a las jóvenes, a la sociedad en general y lograr la «complicidad» del sector hostelero. En ese sentido, estaba previsto la elaboración de carteles publicitarios en autobuses y mupis, así como la utilización de material hostelero, como vasos y servilletas, para lanzar mensajes formativos tanto para ellos -«cuando una chica dice no es no. Cuando dice para es no. Cuando llora es no»- como para ellas -«nadie tiene derecho a tocarte sin tu consentimiento»-.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos