Un operario de Emulsa reduce al hombre que atracaba a un repartidor

El operario de Emulsa inmoviliza al presunto atracador.
El operario de Emulsa inmoviliza al presunto atracador. / E. C.

Hizo frente al ladrón a las cinco y media de la madrugada del sábado en Fomento y logró inmovilizarlo hasta la llegada de la Policía

P. LAMADRID GIJÓN.

La intervención de un operario de la Empresa Municipal de Servicios de Medio Ambiente Urbano (Emulsa) fue crucial para frustrar un robo. Ocurrió en torno a las cinco y media de la madrugada del sábado en Fomento, cuando el empleado se encontraba realizando sus labores de limpieza en la vía pública. En un momento dado, se percató de que un hombre estaba atracando a un repartidor que también se encontraba trabajando en la zona.

No dudó entonces en acudir en auxilio de la víctima. Al verse sorprendido, el delincuente reaccionó de manera violenta e intentó agredirle. Pero el operario de Emulsa tuvo los reflejos suficientes como para reducirle. Le mantuvo inmovilizado en el suelo hasta que llegó la Policía. Este héroe anónimo tuvo que acudir a declarar para explicar cómo habían ocurrido los hechos. El caso está ahora en manos del juzgado de guardia. No es la única historia, con final feliz, protagonizada por un trabajador de una empresa municipal. El pasado 26 de enero, Gonzalo Díaz Pereiro también se convirtió en héroe por un día. Es día inició su jornada habitual de trabajo como conductor de la línea 24 de la Empresa Municipal de Transportes Urbanos (EMTUSA), que conecta las parroquias de San Andrés y Monteana con La Pedrera y Mareo. Pero una agitación imprevista entre los viajeros rompió la rutina del día. «Empecé a oír un barullo cuando íbamos a la altura de Puente Seco y unos pasajeros me dijeron que había un señor que se encontraba mal», explicó entonces el chófer.

El afectado, «de unos setenta años», había comenzado a sentirse indispuesto y, de repente, perdió el conocimiento y su cuerpo se ladeó hasta quedar apoyado en el pasajero que viajaba a su lado. La reacción del conductor fue inmediata: «Llamé a las cocheras para contar lo ocurrido. El inspector me preguntó si quería que mandara una ambulancia». Pero Gonzalo Díaz tuvo una idea más efectiva: desviar la ruta del autobús para trasladar al viajero al centro de salud de La Calzada II.

Fotos

Vídeos